Un cráneo atrapado en ámbar hace 99 millones de años ha sido el detonante de este sorprendente hallazgo llevado a cabo en el norte de Myanmar. Un equipo de investigadores ha descubierto una nueva especie de dinosaurio del tamaño y aspecto de un colibrí.


El tamaño del cráneo, que sorprendentemente se encuentra en buen estado, apenas mide 7,1 milímetros de longitud. Un tamaño que se asemeja al colibrí abeja, el ave viva más pequeña del mundo y que solo pesa 2 gramos.

Las características de esta nueva especie
La nueva especie de dinosaurio encontrada ha recibido el nombre de Oculudentavis. Un término que, precisamente, hace alusión a las características de su cráneo. No en vano, posee una cuenca ocular grande con una abertura estrecha. Además, presenta una mandíbula con hasta 30 piezas de dientes afilados.

Estas características sugieren a los investigadores que se trataba de un animal diurno y depredador. Su alimentación estaba basada en pequeños artrópodos o invertebrados. Unas características anatómicas que sitúan esta especie como una de las aves más pequeñas y antiguas encontradas hasta la fecha.

Los aspectos más sorprendentes del Oculudentavis
Uno de los aspectos que más han llamado la atención de los investigadores es la perfecta preservación en ámbar del cráneo. Sin ir más lejos, esto suele ser inusual entre los vertebrados, por lo que será uno de los principales motivos de estudio que desarrollará este equipo de científicos.

A día de hoy, tan solo una serie de vertebrados delicados, como los lagartos y los pájaros, han sido encontrados preservados en el ámbar.

El nuevo hallazgo también desvela cómo algunas de las primeras aves evolucionaron de los dinosaurios hasta convertirse en pequeñas miniaturas. Se estima que llegaron a este tamaño corporal mínimo al final del periodo Jurásico, hace entre 201 y 145 millones de años. Una evolución que se llevó a cabo mucho más pronto de lo que se creía hasta el momento.

El hallazgo del Oculudentavis va a permitir a los investigadores poder determinar en un futuro cuándo, cómo y por qué los límites del tamaño del cuerpo cambiaron de esta manera.

En definitiva, el hallazgo de este cráneo preservado en ámbar va a arrojar una gran cantidad de luz sobre la evolución de las aves. Un descubrimiento que va a ser muy importante sobre todo entre los animales de tamaño más pequeño.