Realmente, la posibilidad de viajar en el tiempo nos resulta algo solamente factible en
las películas de ciencia ficción. Temática, por cierto, que ha dado lugar a famosos films
que centraban su argumento en viajes al pasado y/o al futuro.

Dentro de las diferentes teorías sobre los viajes en el tiempo, existen diversos modos
de enfocar el tema. Vamos a ver algunos de ellos:

La “línea de tiempo fija”
Por más que uno viaje al pasado, con intención de alterar acontecimientos, y de esta
manera incidir en el futuro, nunca conseguirá cambiar lo que tiene que pasar.

De alguna forma, sea como sea, todo desembocará en los mismos acontecimientos
futuros; es decir, que los hechos y el destino no pueden cambiarse.

Aquello mismo que aquel que viaja al pasado realiza pasa automáticamente a formar
parte de la historia. Es el denominado Principio de Novikov. Según este principio, los
eventos son inalterables, y permanecen en una línea fija en la historia y el tiempo.

La “línea de tiempo dinámica”
Es este tipo de teoría, aquellos sucesos los cuales son alterados en el pasado sí tienen
influencia en el presente.

Un ejemplo sería alguien que viaja al pasado y mata a su propio abuelo. En este caso,
esa misma persona tampoco hubiera llegado a existir en el futuro y, por tanto, no
habría podido matar a su abuelo, tal y como sí ha hecho. Se crea entonces lo que se
denomina una paradoja.

Los “multiversos”
Bajo la idea de la existencia de varias líneas de tiempo simultaneas, se contemplas la
posibilidad de un infinito número de los denominados universos paralelos.

El hecho de viajar al pasado, por ejemplo, está creando ya a partir de entonces una
nueva línea de tiempo, que ya queda distanciada de la primera. Es por ello, que a partir
de ese momento, el viajero en el tiempo, realice lo que realice, ya no afectará a la
inicial línea de tiempo de donde provenía.

¿Es posible la máquina del tiempo?
Frank J. Tipler, creo la teoría del llamado “Cilindro de Tiple”, según el cual, este cilindro
rotatorio, que debería ser de una longitud infinita y una enorme densidad, giraría a una velocidad aproximada a la de la luz. Se asemejaría entonces a los misteriosos
agujeros negros, que atraen la luz y cualquier tipo de materia. Este cilindro, situaría a
la luz y a toda la materia en una especie de bucle cerrado, según el cual un objeto
vuelve al lugar espacio-tiempo inicial.

Por otra parte, el científico israelí, Amos Ori, nos habla de una máquina, que según su
convicción, seríamos capaces de construir en unos 100 o 200 años.

Basándose en las teorías de Einstein, afirma que el espacio puede curvarse, y arrastrar
al propio espacio y al tiempo hacia un campo de gravedad interno.

Según Ori, las matemáticas pueden demostrar que todo periodo de tiempo, desde su
creación en dicho campo de gravedad hasta el momento presente, se halla en el
interior. Calcular la forma en cómo llegar a ese punto sería el reto.

La materia exótica
Se denomina materia exótica a aquella que deja de una o varias leyes establecidas por
la física convencional.

En este caso, se habla de los taquiones (unas partículas cuya velocidad es superior a la
velocidad de la luz), las cuales no llegan a interactuar con la materia ordinaria. La
energía o masa negativas sirven para probar la existencia de esta materia exótica. Esto
puede ser causante de que la relación espacio-tiempo se vea alterada, dando con ello
lugar a sucesos de carácter extraordinario.