De media las españolas engordan en los meses de invierno entre 2 y 4 kilos, un peso del que puede ser difícil deshacerse. Toma nota de estos consejos y ponte a punto para el verano.


  1. Aumenta las proteínas

    Se acerca el momento de ponerse el bikini, y toca pactar con alimentos bajos en grasas y ricos en proteínas para que el organismo se depure, aumente el metabolismo y queme calorías más rápidamente. Tus aliados las próximas semanas deben ser el pollo, el pescado blanco y los huevos. Opta por ellos en tus comidas y cenas y acompáñalos de verdura. Si te entra antojo de dulce pásate a las infusiones y, ara evitar las tentaciones de última hora, antes de dormir tómate un yogur o un vaso de leche desnatada. Pero sobre todo, evita todo lo posible las grasas saturadas, ya que además ralentizan muchísimo la digestión.

  2. Mantente muy hidratada

    Cuando bebemos poca agua, nuestros riñones trabajan más lento y se acumulan toxinas en nuestro organismo. Por ello, es fundamental beber al menos dos litros al día, para mantenerte hidratada y acabar con la retención de líquidos. Si puedes, hazlo fuera de las comidas, te dará una mayor sensación de saciedad y, por tanto, ayudarás a reducir la ingesta posterior de calorías.

  3. Olvídate del gas por completo

    Aunque es cierto que muchos refrescos contienen pocas calorías, eso no quiere decir que no influyan negativamente en tu cuerpo, ya que producen un efecto parecido al del azúcar en el organismo. Éstos activan la insulina, lo que provoca hipoglucemia y, a su vez, una mayor tendencia a acumular las calorías sobrantes de la dieta en forma de grasa abdominal. Si quieres depurar tu organismo y adelgazar, debes dejarlos de forma radical.

  4. Picoteo sí, pero sano (y caliente)

    Empezar a cuidarse cuesta (y mucho), pero no tienes por qué pasar hambre. Cuando te entre el apetito a media mañana opta por alimentos saludables calientes, o al menos templados. ¿El motivo? Las comidas calientes envían más señales de saciedad al cerebro que las frías. Una buena opción son las infusiones (té verde, diente de león, cola de caballo…), aunque también puedes optar por una taza de caldo casero desgrasado, te calmará el apetito y evitará que comas demasiado después.

  5. Alíate con los batidos naturales

    Los batidos détox son una inyección de vitaminas y minerales para tu organismo que logran resetearlo desde dentro. Prueba este: mezcla dos puñados de espinacas, el zumo de medio limón, media cucharadita de jengibre rallado, medio mango, tres rodajas de piña natural y una taza y media de agua mineral. ¡Te encantará!

  6. ¡Muévete mucho!

    No tienes porqué agobiarte con ir al gimnasio de repente si no te apetece, con caminar ligero 30 minutos al día es suficiente para notar resultados en poco tiempo. También puedes cambiar ciertos hábitos en tu día a día, como bajar una parada antes del autobús, o subir por las escaleras en vez por el ascensor.

 

4 alimentos que te ayudan a depurarte

  • JENGIBRE
    Tiene propiedades desintoxicantes, mejora la digestión y ayuda a disminuir los niveles de colesterol malo. Además, también posee gingerol, un compuesto que actúa como antiinflamatorio natural y acelera la pérdida de peso.
  • HINOJO
    Favorece la digestión, reduce la hinchazón del abdomen y combate la retención de líquidos. Toma el cogollo del hinojo en tus ensaladas o añádelo a los estofados y platos de legumbres. También te resultará útil en infusiones.
  • FAMBUESAS
    Son ricas en fibra, minerales y antioxidantes, tienen un alto contenido en agua y aportan muy pocas calorías. ¿Más? Las frambuesas favorecen la desintoxicación del hígado y destacan por su capacidad drenante.
  • LIMÓN
    Ayuda a mantener un PH saludable en el organismo, así como a eliminar toxinas. Tómalo exprimido junto a media taza de agua templada nada más despertarte.