Como cada año, el 19 de octubre se celebra el Día Contra el Cáncer de Mama. Una fecha marcada en el calendario donde lo más importante es apoyar a las mujeres que padecen esta enfermedad. Pero además, también es importante que hagamos hincapié en la concienciación para lograr prevenirlo y detectarlo cuanto antes. ¡Súmate al rosa!

Según los últimos datos recogidos por el Sistema Europeo de Información del Cáncer, el año pasado se diagnosticaron un total de 34.088 nuevos casos de cáncer de mama en España, siendo el más frecuente entre las mujeres por delante del cáncer colorrectal, de útero, de pulmón y de ovario. La buena noticia es que cada día hay más personas que viven con el cáncer de mama, y lo superan.

Cáncer de mama

Así se detecta

El síntoma más común del cáncer de mama es una nueva protuberancia. Por lo general una masa no dolorosa, dura y con bordes irregulares puede ser una señal de alarma. También, al examinar los senos, es muy importante observar con detenimiento los pezones para ver si existe retracción o hundimiento. Este es un síntoma clave para su detección. Además, cualquier tipo de sangrado o hemorragia inesperada debe ser una alerta, bien sea de cáncer de mama u otra enfermedad, pero en cualquier caso hay que acudir al médico cuanto antes.

Recuerda: una vez al mes debes explotarte

  • Ponte frente al espejo, mira las mamas directamente y busca cambios en la textura, como hoyuelos, arrugas o piel que luzca como piel de naranja. También fíjate en los pezones y si ha habido cambios.
  • Después túmbate en la cama. Con la mano detrás de la cabeza, presiona con firmeza haciendo movimientos pequeños para examinar toda la mama. Luego, palpa la axila.
    También presiona suavemente los pezones, verificando si hay secreción.

cs

No tiene por qué ser hereditario

Las mujeres con un familiar de primer grado (madre, hermana o hija) que hayan tenido un cáncer de mama, tienen un riesgo algo mayor de padecerlo. Sin embargo, este no es un factor concluyente, ya que solo alrededor del 7% de todos los casos se originan a partir de defectos genéticos heredados.

La prueba definitiva

La mamografía y la ecografía proporcionan un diagnóstico de sospecha, pero para confirmar el cáncer de mama es preciso hacer una biopsia de la zona. La biopsia tiene como objetivo obtener una muestra de tejido de la zona sospechosa para su estudio. Es la prueba más importante.