Un equipo de investigación de la Universidad de Córdoba acaba de describir por primera
vez un gen que tiene un papel trascendental en la regulación del proceso de maduración
de las fresas. Este gen es un factor de de transcripción (FaPRE1) encargado de traducir la
señal genética y hacer que se expresen genes de color, aroma y otras características.


Estos genes que son motivo de estudio son aquellos que están relacionados con la calidad
de la fresa según los parámetros de color, firmeza, aroma, sabor o textura. El estudio de los genes por parte de este equipo de investigación va encaminado a obtener un mejor
producto de cara a su comercialización en los diferentes mercados.

Las hormonas ABA y auxina
El nuevo gen descubierto ejerce un papel de vigilante del proceso de maduración. Su labor
es doble en la regulación de la expresión. Por un lado, controla que las auxinas, los genes
de desarrollo, se silencien, y por otro hace que comiencen a expresarse los genes de
maduración o ABA.

La auxina y ABA son dos hormonas que trabajan en la evolución del fruto de la fresa. La
primera de ellas se encarga del crecimiento, mientras que la segunda determina el
momento en el que se inicia la maduración con el cambio de color, aroma e hidratación.
Son, por tanto, imprescindibles para decidir cuándo la fresa alcanza el tamaño, el color y el
sabor adecuados para su llegada a los mercados.

El nuevo gen descubierto aparece cuando va a comenzar la maduración de la fresa. De
esta forma, y con la ayuda de otros genes de maduración, la fresa disfrutará de un aroma,
un color y un sabor atractivos, lo que resulta ideal tanto para el vendedor como para el
consumidor final.

Los resultados del reciente estudio
Una de las conclusiones que subyacen de este estudio es que el nuevo gen descubierto
necesita trabajar en equipo para lograr la transcripción de genes. Un descubrimiento
que permite obtener una serie de marcadores concretos con los que distinguir aquellas
plantas que presenten las mejores características genéticas.

Los avances que proporciona este resultado son muy importantes para España. No en
vano, nuestro país es actualmente líder en la producción de fresa a nivel europeo. Los diferentes estudios que se llevan a cabo de este fruto son claves para mantener esa
posición de liderazgo del sector.