Las comidas copiosas, las sobremesas con la familia y amigos, los cambios rutinarios y las largas jornadas festivas hacen que tu piel se vea más apagada y reseca. Haz una cura de belleza exprés.
bienestarMascarilla en casa.
Compra una en tu centro de belleza habitual o prepara una casera. Estas son las que mejor te irán para recuperar la luz del rostro. Las de oxígeno, que suelen ser consideras de tipo bubble mask. Estas, una vez aplicadas sobre el rostro, generan burbujas que limpian los poros a fondo y revitalizan el rostro. Las de crema son las más comunes y con gran cantidad de nutrientes. Son recomendables si tienes la piel muy reseca, ya que suelen hidratar en profundidad. Las de velo, que se han puesto de moda los últimos años, se caracterizan por ser de celulosa con gran cantidad de activos. Tras 15-20 minutos se retiran sin necesidad de aclarado. En el caso de preparar la tuya propia apuesta por una que contenga tres cuadraditos de melón, media manzana, dos cucharadas de avena y una
de miel. Aplica la masa que hayas formado y déjala actuar durante 20 minutos. Luego retira con abundante agua.
Adiós ojeras. Apuesta por los parches descongestionantes para desinflamar los párpados y las ojeras. También puedes aplicar en los párpados unas bolsitas de té frío durante 15 minutos.
En la ducha. Seguidamente date un baño o una ducha con un gel purificante. También es el momento perfecto para exfoliar tu piel con un producto o guante de crin. Así activarás la circulación y eliminarás las toxinas. Además, después del baño puedes aplicarte algún producto que entre sus componentes esté la cafeína, para seguir movilizando la circulación.
Hidratación. Este paso es básico para que tu piel recupere la tersura y frescura que antes tenía. Embadúrnate de crema a la salida de la ducha, ya que los poros están abiertos y penetrará mejor.
Cuida tus pies. Después de tanta fiesta y utilizar zapatos más altos que de costumbre, tus pies se resienten. Mímalos con un masaje con crema o aceite relajante antes de irte a dormir, y ponte unos calcetines de algodón. Duerme con ellos.