¡Cuidado! Porque debes saber que la grasa abdominal es mucho más dañina que la que se acumula en cualquier otra parte del cuerpo


Acumular barriga no es únicamente una cuestión de estética, sino, sobre todo, un problema de salud que puede afectarnos más de lo que pensamos. ¡Toma nota ya!

La grasa abdominal aumenta en más de un 50% el riesgo de sufrir un infarto de miocardio

Dentro de la grasa tenemos que distinguir entre la subcutánea, la que se forma debajo de la piel y entre los músculos, y la visceral, la que se acumula también en los órganos (como el intestino y el hígado) y que puede afectar a su funcionamiento. La grasa abdominal se forma mayoritariamente por esta última, y aumenta el riesgo de padecer diabetes tipo 2, colesterol e hipertensión. Además, también eleva los triglicéridos, lo que multiplica el
riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular cerebrovascular. De hecho, aumenta en más de un 50% las probabilidades de sufrir un infarto de miocardio, un ictus o una trombosis.

La menopausia no ayuda

Con la menopausia el organismo experimenta constantes cambios, entre ellos un descenso de los estrógenos que produce un aumento de las células adiposas, las cuales se encargan de almacenar la energía en forma de grasa. Esto unido a que nuestro metabolismo durante esta etapa se vuelve más lento y necesita quemar menos energía y por lo tanto menos grasa, puede acabar provocando que aparezca esa temida barriga.

  • ¿Cuánto mide tu barriga? Ponte de pie y coloca una cinta métrica alrededor de tu estómago descubierto, justo por encima del hueso de la cadera. Ajusta la cinta perfectamente a tu alrededor, pero no la empujes hacia tu piel. Asegúrate de que esté nivelada en el contorno. Relájate, exhala y mide tu cintura. El perímetro en hombres debe ser inferior a 102 cm y en mujeres a 88 cm.

Así puedes reducirla

La acumulación de grasa abdominal depende en parte de factores genéticos y hormonales, aun así, el estilo de vida es el factor que más influye, así que sigue a rajatabla estos consejos:

Haz más ejercicio
Los expertos recomiendan practicar un mínimo de 150 minutos de actividad física semanales (30 minutos 5 días a la semana). Sin embargo, para reducir perímetro abdominal, hay que ir un poco más allá y hacer deporte una hora al día (420 minutos a la semana). Mejor si es ejercicio aeróbico a un ritmo intenso: caminar a paso ligero, hacer bicicleta…

Revisa tu dieta
Comer de forma sana y en cantidades moderadas es fundamental para reducir la tripa y perder peso en general. Lo ideal es seguir siempre la dieta mediterránea (rica en frutas, verduras, cereales, lácteos, aceite de oliva, frutos secos, pescados y legumbres). Al ser equilibrada en nutrientes, te ayudará también a controlar la hipertensión y la diabetes.

grasa abdominal

Mantén el estrés a raya
Está demostrado que vivir con mucho estrés engorda, y especialmente a las mujeres. La razones son varias: por una lado recurrimos más a la nevera y la despensa, y por otro, la tensión hace que el organismo libere cortisol y esto provoca que las células grasas del abdomen aumenten.

Duerme lo suficiente
Si descansas menos de 5 horas cada noche tendrás más tendencia a acumular grasa abdominal. Y es que no dormir el tiempo adecuado provoca alteraciones en la insulina, de forma que el cuerpo pide más glucosa y se cae fácilmente en la tentación de caprichos demasiado dulces y grasos.