En los últimos cinco años se ha atendido a más de 9.000 personas, donando casi 12.000 gafas entre sol y graduado.


Hasta el 80% de los casos de ceguera son evitables, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). El control de la vista debe hacerse desde el nacimiento. “En niños prematuros es importante examinar el fondo de ojo en las primeras semanas de vida para detectar una posible retinopatía del prematuro. Además, ver si muestra lagrimeo o conjuntivitis, estrabismo, fotofobia, córneas grandes, reflejo blanquecino de la pupila o movimiento rápido de los ojos (nistagmus congénito)”, explica la Dra. Lucienne Collet, especialista en oftalmología del Hospital Sanitas CIMA.

✔Infancia

A partir de los 4-5 años, “conviene hacer un control anual y en adultos cada 2 años”, recomienda Fabio Delgado, director óptico de Cottet (cottet.com). Hasta los 7 u 8 años de edad, el sistema visual está desarrollándose, de modo que si se detecta algún defecto, se
puede corregir. “Evaluaremos la agudeza visual. Es buen momento para detectar estrabismos y evitar la aparición del ojo vago –apunta la Dra. Collet–. También podemos
dar con dificultades en la visión binocular (uso de los dos ojos) o alteraciones en el enfoque. Aquí, la terapia visual es clave”.

✔Adolescencia

Los cambios hormonales en adolescentes pueden acompañarse con una graduación que antes no tenían, o con una variación en la que ya existía. Por esa razón es tan
importante mantener revisiones regulares. Eso sí, a partir de los 20 años la graduación tiende ya a estabilizarse.

✔Madurez

Entre los 40 y 45 años, aparecen síntomas de presbicia o vista cansada que es “la dificultad para la visión cercana y que aumenta de forma progresiva hasta los 60 o 65 años”, explica José María Martínez de la Casa, oftalmólogo (martinezcasa.es). “También es muy importante medir la presión intraocular, observar el nervio óptico y evaluar el campo visual. Una revisión a esta edad puede prevenir la pérdida irreversible de la visión”, subraya la Dra. Collet.

✔A partir de los 60 años

La degeneración macular asociada a la edad (DMAE) acecha. Afecta a la parte más sensible de la retina, la mácula, donde tenemos la visión central, que permite ver el detalle fino.

También pueden aparecer “lagrimeo y sensación de cuerpo extraño, cataratas, moscas flotantes por opacidades en el gel vítreo, desprendimiento de retina, glaucoma, obstrucciones venosas y de las arterias del fondo del ojo y neuropatías ópticas isquémicas”, advierte el Dr. Emilio Dorronzoro, jefe de Oftalmología del Hospital Universitario Sanitas La Moraleja.

En el Día Mundial de la Visión, ha hecho público el servicio de graduación y entrega de gafas prestado durante los últimos años con Mirada Solidaria y la donación de gafas para una segunda vida junto al Club de los Leones

Desde el año 2000, y a instancias de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Organismo Internacional de Prevención de la Ceguera (IAPB, por sus siglas en inglés), el segundo jueves de octubre se celebra el Día Mundial de la Visión. El objetivo de esta conmemoración es crear conciencia sobre el cuidado de la vista, en especial las anomalías visuales que pueden causar graves enfermedades como el glaucoma, la catarata, el desprendimiento de retina o la ceguera. Según la OMS, hasta el 80% de los casos de ceguera en el mundo podrían evitarse: existe tratamiento para el 60% de las causas y el 20% puede prevenirse.

Aunque esté normalizado el acceso a la salud visual o el hecho de comprarse unas gafas para corregir un problema ocular, nuestra experiencia nos ha demostrado que muchas personas no pueden tener una correcta salud visual no por desconocimiento, sino por falta de recursos y abundancia de necesidades, ha explicado Salomé Suárez, Directora de la Fundación Multiópticas. Esta institución nació con el propósito de mejorar la salud visual de comunidades en situaciones desfavorecidas. Por ello, en este día ha querido recordar a tantas personas para quienes la salud visual a veces es un lujo al que hay que renunciar, en vez de un bienestar esencial que potenciar.

Para reciclar las gafas, Fundación Multiópticas dispone de buzones de reciclaje repartidos en las 550 ópticas que posee la Cooperativa en el territorio nacional. Periódicamente, las gafas que clientes y empleados van depositando en ellos se envía al Club de los Leones.

No todas las gafas que se donan se pueden acomodar para un posterior uso. De hecho, desde el 2015 se han seleccionado el 66% de todas las entregadas: de 79.775 recibidas, 52.457 gafas se han readaptado para su segunda vida. En este total se diferencian 41.998 gafas de graduado (el 80%), 8.974 gafas de sol (el 17%) y 1.455 monturas.