El mercurio es un elemento químico que forma parte de la composición natural de la corteza terrestre. Su presencia en el medio ambiente es consecuenca de procesos naturales como la erosión de las rocas por el agua y el viento.

También es causado por la acción del hombre a través de la industria, la quema de
combustibles y la eliminación de residuos. Aunque encontramos el mercurio en distintas formas: elemental, inorgánico y orgánico. Es este úlitimo el que, conocido como metilmercurio, está presente en los alimentos y puede suponer un riesgo para la salud.

¿Por qué supone un riesgo para la salud?

El metilmercurio es la forma más tóxica de este metal. Puede afectar al sistema nervioso central durante el desarollo del feto y de los niños. Además, se ha observado la relación con la ganancia de peso corporal y posibles afecciones en la función locomotora y auditiva.

Sin embargo, son constantes los estudios que la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y el Comité Científico de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, hacen para controlar los niveles de mercurio en los alimentos. Y establecen que no existe ningún riesgo siempre que el consumo de pescado esté dentro de la ingesta semanal tolerable (3 o 4 raciones a la semana).

¿Es seguro comer pescado?

Según EFSA, no solo es seguro, sino que es esencial. Una dieta sana y equilibrada debe incluir el consumo de pescado o marisco varias veces por semana por sus efectos beneficiosos para la salud. Además es una parte fundamental de la dieta mediterránea. El pescado no solo es una fuente de energía y proteína de alto valor biológico, sino que también aporta nutrientes esenciales como el yodo, el selenio, el calcio y las vitaminas A y D.

Además proporciona ácidos grasos poliinsaturados Omega 3. Con estos aportes nutricionales, el pescado tiene un papel fundamental en el desarrollo neurológico de los niños y está relacionado con un menor riesgo de mortalidad por enfermedad coronaria crónica en adultos.

Población de riesgo

Se han establecido dos grupos de población con recomendaciones de consumo de pescado
diferentes. Por un lado, la población general que puede consumir entre 3 y 4 raciones a la semana, siempre alternando variedades de pescado blanco y pescado azul. Y por otro, la
población vulnerable.

pescadosSon las mujeres embarazadas o en  posible embarazo, que estén en periodo lactante o niños hasta los 10 años. Este grupo debe evitar el consumo de pescado con alto nivel de mercurio, es decir, el pez espada, atún rojo o las distintas variedades de tiburón (cazón, marrajo, pintaroja…). Además los niños de entre 10 y 14 años, deben limitar el consumo de estas cuatro especies a 120 g al mes.

Los pescados con menos mercurio

No tienes que dejar de comer pescado o marisco. Existen muchas especies que tienen un bajo nivel de mercurio como la anchoa, el boquerón, el bacalao, el berberecho, la caballa, el calamar, el cangrejo, el chipirón, la chirla, la almeja, la sepia, la dorada, la gamba, el langostino, la lubina, la merluza, la pescadilla, el pulpo, el salmón, la sardina y la trucha.

3 Recetas muy sanas

Pescadilla en salsa de almendras

Ingredientes:

•1 kg de pescadilla en rodajas
•sal •pimienta
•harina
•zumo de limón
•aceite para freír
•1/2 cebolla
•1 yema
•75 g de jamón
•1 cuch. de almendras
•1 vaso caldo

pescadilla

Preparación:

Lavar las rodajas de pescadilla, salpimentar y rocíar con zumo de limón. Pasarlas por harina, freír y resevar al calor. Saltear el jamón en dados junto a las almendras y reservar. Para la salsa: freír la cebolla y los ajos hasta que se doren. Retirar los ajos. Tostar la harina y añadir el caldo y cocer 10 min. Poner la yema fuera del fuego sin llegar a hervir. Emplatar.

Caballas en escabeche

Ingredientes:

•4 caballas grandes
•1 cebolla roja
•1 zanahoria
•1 remolacha
•1 hoja de laurel
•200 g de harina
•8 granos de pimienta
•250 ml de caldo
•250 ml de vino blanco
•4 cuch. de aceite
•pimentón •sal
caballas

Preparación:

Limpiar las caballas de espinas y preparar en forma de lomos. Freír la cebolla y las zanahorias en rodajas y, la remolacha en dados. Añadir el laurel y la pimienta. Sazonar e incoporar el caldo junto al pimentón. Cocer 10 min. Incorporar la caballa y el vino blanco hasta hervir. Cocer durante 2 min. y retirar del fuego. Dejar templar. Servir con el escabeche.

Almejas a la marinera

Ingredientes:

•300 g de almejas
•1 cebolla
•2 dientes de ajo
•4 cuch. de aceite
•1 manojo de perejil
•1 cuch. pimentón (mitad dulce, mitad picante)
•80 ml. de vino blanco
•80 ml. de agua
•sal

almejas a la marinera

Preparación:

Poner 1 hora a remojo las almejas en agua con sal. Freír la cebolla y el ajo en un cazuela con aceite caliente. Añadir el perejil picado y el pimentón con cuidado de que no se queme. Verter el vino y reducir. Añadir el agua y la sal y dar unos hervores. Incorporar las almejas lavadas y escurridas, tapar la cazuela y dejar a fuego lento hasta que se abran.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here