Esta jugosa y sabrosa fruta cítrica aporta vitaminas y minerales que refuerzan las defensas y previenen muchas enfermedades.


Es una de las frutas más consumidas por su tamaño y, sin duda, por su sabor. Las mandarinas son una variedad de las naranjas, aunque su gusto es más dulce y su olor, mucho más característico. ¿Quieres conocer todos sus beneficios? Sigue leyendo.

Evita los resfriados

A pesar de que contiene menos cantidad que la naranja, la mandarina también es una magnífica fuente de vitamina C, un aliado perfecto para fortalecer el sistema inmunológico del organismo y hacer frente a gripes y resfriados.

Aporta energía

La vitamina C que contiene, también actúa en el metabolismo de diversos nutrientes, como el hierro, haciendo que se absorba mejor. Por ello son muy eficaces para luchar contra la anemia y, por tanto, disminuir el cansancio y la fatiga.

Reduce el colesterol

Las mandarinas contienen nobiletina, una sustancia que previene el endurecimiento de las arterias, y también pectina, una fibra soluble que ayuda a reducir el colesterol malo en la sangre y, en consecuencia, a disminuir el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Lucha contra la hipertensión

Su bajo contenido en sodio, hace que también se conviertan en unas potentes aliadas para tratar la hipertensión, un problema que puede derivar en otras enfermedades cardiovasculares más graves como el infarto de miocardio.

Frena el envejecimiento

La mandarina es rica en antioxidantes, lo que significa que es una fruta ideal para combatir los efectos negativos de los radicales libres. Además, también protegen la piel de los rayos UVA, por lo que son excelentes para prevenir las manchas y líneas de expresión.

Ayuda a adelgazar

Contienen una gran cantidad de fibra, presente sobre todo en la pulpa, por lo que dan saciedad durante más tiempo y reducen la sensación de hambre. Además, son excelentes para luchar contra el estreñimiento y lograr la regularidad intestinal. ¿Más? Solo aportan 53 calorías por unidad, perfectas si lo que buscas es adelgazar.

Combate la retención de líquidos

Esta fruta está prácticamente compuesta por agua (más de un 85%), lo que significa que también resulta de lo más útil para decirle adiós a la temida retención de líquidos, un problema que puede dificultar la perdida de peso.

mermeladas

Cuida tu sonrisa

Si con frecuencia tienes las encías hinchadas y te sangran cuando te cepillas los dientes, es probable que necesites un refuerzo de vitamina C. Gracias a su contenido, las mandarinas ayudan a luchar y prevenir la gingivitis y a mantener unos dientes fuertes y sanos.

¿Cómo elegirlas?

La clave para que sean jugosas está en elegir las que resulten más pesadas en relación a su tamaño. Además, es importante que la piel esté bien adherida a la pulpa. Fíjate en su aroma, que es más significativo que el color de la piel. Un olor dulce e intenso es síntoma de que la mandarina está madura. Por último, recuerda que en la nevera se conservan perfectamente durante al menos una semana, a una temperatura de entre 3º y 7ºC.

Mermelada de mandarina

La mermelada de mandarina es una forma deliciosa de fortalecer nuestras defensas y aportarles un extra de vitaminas A, B9 y C. Dos cucharadas al día te darán la energía que necesitas

La receta: Tartaletas de mandarina

tartaleta

Ingredientes:
4 tartaletas de masa
quebrada
2 huevos
1 yema
90 g de azúcar glas
220 ml de nata líquida
120 g de chocolate fondant
2 mandarinas
Unas cuantas uvas y cerezas

Preparación:
Batir los huevos en un cuenco y añadir la yema y el azúcar glas. Pasar la mezcla a un cazo y agregar la nata. Cocer la crema obtenida a fuego lento durante 5 minutos.
Trocear el chocolate y agregarlo a la crema caliente.

Cuando se enfríe, repartir la crema en las tartaletas. Reservar en la nevera hasta unos minutos antes de llevar el postre a la mesa. Justo antes, colocar los gajos de mandarina, las uvas y las cerezas sobre las tartaletas y servir inmediatamente.