¿Estás sufriendo los síntomas de la menopausia? Te contamos qué debes hacer para reducir esos incómodos malestares. ¡Atenta!, tu estilo de vida y la alimentación, son importantes.


Cuando los ovarios dejan de ovular, las menstruaciones finalizan y con ello llega la menopausia, que aparece en torno a los 50 años, aunque es cierto que su llegada puede variar atendiendo a diversos factores. No haber estado embarazada, el uso de anticonceptivos, ser fumadora o practicar actividad física de alto rendimiento, son algunos motivos por lo que se puede adelantar. Sus principales síntomas son el insomnio, sofocos, alteraciones en el estado anímico, sequedad vaginal… Aprende a controlarlos y ni te enterarás de que ha llegado.

Sofocos

Afecta a un 80% de las mujeres, que sienten oleadas de calor y sudoración, acompañadas de palpitaciones. Está relacionado con las emociones, los nervios o el estrés, y pueden aparecer en cualquier momento, incluso a la hora de dormir. Cada vez que los sufras, tranquilízate y haz respiraciones profundas, lentamente y de manera controlada, y ponte en el cuello un paño húmedo. Verás cómo los sofocos se calman. Además, procura vestirte a capas, mejor tres camisetas finas que una gruesa, cuando sientas calor podrás ir quitándotelas hasta que encuentres tu clima ideal. También evita las bebidas calientes, y mantén tu casa a una temperatura de 20º C, tanto en invierno como en verano.

Insomnio

Con los sofocos es normal despertarse a lo largo de la noche, lo que hace que las horas de sueño se vean reducidas. Y como consecuencia, tengas cambios de humor bruscos en el transcurso del día. Mantén una rutina diaria, duérmete y levántate la misma hora, y no te eches la siesta. Respecto a la alimentación, evita tomar bebidas excitantes como el café, el té o los refrescos a última hora de la tarde. Así como las cenas pesadas en grandes cantidades. Y si eres de las que practicas actividad física, procura no realizarla justo antes de dormir, o alterará el sueño. Mejor por las mañanas.

Cambios de humor

Depresión, frustración, tristeza, irritación… Estos cambios emocionales se deben a que las alteraciones hormonales de tu cuerpo afectan a la química de tu cerebro. Para controlarlo, lo primero que debes hacer es tener una actitud positiva. Y recuerda practicar ejercicio físico, ya que aumentará tu energía y reducirá el estrés, por lo que tus emociones quedarán equilibradas. Con 30 minutos 2 o 3 veces a la semana será suficiente. Y por supuesto, ten valor, habla con tu familia o tus amigas de cómo te sientes, de tus emociones… o busca un grupo de apoyo con otras mujeres. Hablar es una eficaz terapia.

Sequedad vaginal

Durante esta etapa disminuyen los estrógenos lo que hace que la lubricación vaginal se vea reducida. Esta sequedad que se genera es importante, ya que puede provocar que las  relaciones sexuales sean molestas para la mujer. Usa diariamente cremas humectantes vaginales, que evitarán la sequedad durante horas, incluso el día entero. Y evita los jabones y duchas con fragancia. A la hora de mantener relaciones sexuales usa un lubricante vaginal hidrosoluble. ¡Ojo!, la vaselina o los aceites pueden dañar los preservativos de látex o diafragmas (DIU).

Osteoporosis

Durante la etapa fértil de la mujer, los estrógenos protegen los huesos. Pero al llegar la menopausia estos disminuyen, provocando el comienzo de una pérdida de masa ósea. Para evitarlo, mantén una dieta saludable rica en calcio y vitamina D y toma suplementos alimenticios.

Menopausia
productos de menopausia

Alimentos aliados 

  • ALMENDRAS: El magnesio ayuda a combatir los cambios de humor, además de disminuir el insomnio. Lo encontrarás en frutos secos como las almendras o anacardos. Y en semillas de girasol, sésamo o quinoa.
  • LECHE: El calcio evita la pérdida de masa ósea y las enfermedades vinculadas a ello, como es el caso de la osteoporosis. Los lácteos y sus derivados, mejor desnatados o
    bajos en grasa. También está en legumbres como garbanzos o lentejas.
  • ESPINACAS: Los fitoestrógenos poseen compuestos químicos de origen vegetal parecidos a los estrógenos de nuestro organismo. Por ello ayudan a mejorar los sofocos, la sudoración y la sequedad vaginal. Búscalos en la soja, las espinacas, o los berros.
  • SALMÓN: La vitamina D es indispensable para una correcta absorción del calcio. Los huevos y pescados azules como el salmón, la trucha, las sardinas o el atún, son obligatorios si estás con la menopausia.
  • FRESAS: La vitamina C ayuda a retrasar el envejecimiento de las células gracias a su riqueza en antioxidantes. Es importante, puesto que la disminución de estrógenos puede acelerar el proceso. Cítricos como las naranjas o las fresas, son excelentes.
  • AVENA: La fibra previene el colesterol y el azúcar, y es básica para garantizar un buen tránsito intestinal. Además, mantiene la sensación de saciedad por más tiempo. Opta por los cereales integrales como la avena y el maíz y frutas como las ciruelas.