Entre un 5 y un 15% de la población padece asma y, es la enfermedad crónica más frecuente en niños. Su aparición está ligada a una predisposición genética que, al entrar en contacto con determinadas sustancias o agentes alérgenos, provoca la inflamación de los bronquios.


Crisis asmática: EJERCICIOS DE RELAJACIÓN

¿Qué es el asma?

El asma es una enfermedad crónica, que no tiene cura, pero “la instauración de un tratamiento precoz y de control del asma -dice la Dra. Marina Blanco Aparicio, responsable de la Unidad de Asma en el Hospital Universitario de A Coruña- hacen que los síntomas desaparezcan. Pueden alternarse periodos sin molestias y otros en los que las crisis son más intensas”.

Una crisis o ataque de asma se produce porque los bronquios se inflaman aún más de lo habitual, debido a la exposición de una gran variedad de estímulos. Entre los principales factores está la exposición o ingesta de sustancias alérgicas en personas sensibilizadas, infecciones víricas, medicamentos, la contaminación atmosférica, sustancias irritantes, como el humo del tabaco, el cigarrillo electrónico, cambios bruscos de temperatura, hacer ejercicio en lugares muy fríos o secos, etc.

¿Cuáles son Los síntomas?

Pueden ser más o menos intensos, fatiga, dificultad para respirar, sibilancias, opresión en el pecho, tos… Una crisis grave impide hablar con normalidad, conlleva retracciones intercostales (la piel entre las costillas se hunde), los labios se ponen azules y se puede perder el conocimiento. Si sufres, o alguien que tienes cerca, un ataque de asma, mantén la calma. Abandona el lugar donde estás, puede que algo que desconozcas haya desencadenado el episodio. Siéntate, no te acuestes y trata de relajarte. Es aconsejable hacer ejercicios de relajación que ayuden a normalizar la respiración.

A veces, eso será lo único que necesites hacer para volver a tener el asma bajo control.
Si se trata de un paciente con asma diagnosticado, tomar la medicación de alivio: un broncodilatador de acción rápida que generalmente surte efecto a los 5 minutos, pero se puede repetir cada 20 minutos si es necesario. Si el paciente no lleva la medicación, y no remonta, llamar a una ambulancia o acudir al lugar más cercano donde pueda conseguirla, ya que, “la medida inmediata es la broncodilatación rápida”.

Posición de seguridad: EN ACCIDENTADOS O DESMAYOS

¿Cómo hay que actuar?

Cuando una persona pierde la consciencia pero mantiene la respiración y el pulso, se la debe colocar en una posición concreta para evitar atragantamientos, la aspiración de vómitos hacia los pulmones o la obstrucción de la garganta con la propia lengua.

“Es la denominada posición lateral de seguridad (PLS)”, informa Beatriz Daza, enfermera y secretaria de SESMI.

Se coloca a la persona tumbada boca arriba completamente estirada. Liberaremos su cuerpo de prendas y elementos (cinturones, collares, corbata) que puedan dificultarle la respiración y obstaculizar la circulación de la sangre.

Nos colocaremos de rodillas a su lado y extenderemos su brazo más cercano a nosotros por encima de su cabeza formando con su codo un ángulo de 90 grados. Su otro brazo lo colocaremos sobre el pecho dejando el dorso de la mano cerca de la cara. Una vez así, tiraremos hacia nosotros para colocarlo en posición lateral.

Su rodilla más alejada de nosotros quedaría ligeramente flexionada y en contacto con el suelo, y la cabeza apoyada sobre la mano con la barbilla ligeramente hacia arriba siguiendo la línea de la columna.

A las mujeres embarazadas no se les debe recostar sobre el lado derecho porque se oprimiría la vena cava, así que siempre sobre el izquierdo.

1- Tumba a la persona en el suelo y comprueba que respira y tiene pulso

2- Sitúa el brazo más cercano a ti en un ángulo recto a su cuerpo

3- Coloca la otra mano tocando su mejilla y dobla la rodilla más alejada de ti en un ángulo recto

4- Con cuidado, gira la persona hacia un lado, tirando de la rodilla doblada

5- Abre las vías respiratorias inclinando suavemente su cabeza hacia atrás y levantando su barbilla

6- Permanece con la persona y controla su situación hasta que llegue ayuda