Solo alrededor del 7% de todos los casos de cáncer se originan a partir de defectos genéticos heredados.


El ser mujer es el principal factor de riesgo, la aparición del cáncer de mama y su desarrollo está ligado a la exposición a estrógenos por parte del tejido glandular mamario. Existe un consenso general relacionando el aumento de la incidencia de cáncer de mama con el uso de anticonceptivos orales y los cambios en la conducta reproductiva de la mujer (menos embarazos y a edades más tardías).

Alimentación. Muchos investigadores indican que seguir una dieta rica en grasas saturadas incrementa el riesgo de padecer cáncer de mama. Algunas investigaciones han hallado un posible vínculo entre el consumo de alcohol y el desarrollo de cáncer de mama.

cáncer de mama

Peso

La obesidad o el aumento de peso son factores de riesgo. Las mujeres con un IMC> 25 tienen entre 2 y 3 veces más riesgo.

Factores medioambientales

Se investiga la posible influencia de pesticidas, campos electromagnéticos o contaminantes en agua y comida.

Inactividad física

El sedentarismo aumenta los niveles de estrógenos en sangre.

Estrés

Llevar una vida estresante es nocivo para la salud y puede favorecer la aparición de enfermedades.

Alteraciones genéticas

Los genes heredados de predisposición al cáncer BRCA1 y BRCA2 explican en torno al 5% y el 10% de todos los casos de cáncer de mama.

Déficit de vitamina D

Investigadores de la Universidad de California, San Diego, observaron que mujeres cuyos niveles de vitamina D eran superiores a 30 ng/mL tenían una reducción del 44% en la mortalidad por cáncer de mama en comparación con las que sus valores eran menores de 20 ng/mL. Al parecer, las células cancerosas tienen receptores de vitamina D que activan una proteína que bloquea la división celular.

Otro estudio asoció los altos niveles de vitamina D en plasma con un mejor pronóstico del cáncer de mama en estadios iniciales. Un bajo nivel de vitamina D afecta a los niveles estrogénicos del tejido mamario. Aunque también hay estudios que aseveran la ineficacia de los suplementos de vitamina D que, si bien protege del estrés oxidativo que puede dañar el DNA, no influye directamente en el cáncer de mama.

Está demostrado que amamantar a los bebés durante al menos los 6 primeros meses reduce el riesgo de padecer cáncer de mama

En abril/19 se ha publicado un artículo de revisión escrito por las doctoras García Estévez y Moreno, de la UM del MD Anderson Cancer Center en colaboración con la Fundación Clínica Menorca, que relaciona la obesidad y el cáncer de mama: Updating the role of obesity and cholesterol in breast cancer. Para trabajar en esta área se ha creado CooLest, una base de datos donde se recoge toda la información de las pacientes relacionada con hábitos de vida, valores antropométricos y cáncer de mama para estudiar la relación con la obesidad, sobrepeso y factores cardiovasculares.

cáncer de mama

«Aunque a día de hoy no sabemos cual es la situación de las mujeres recién diagnosticadas de cáncer de mama en España relacionados con factores de riesgo como el colesterol, la obesidad o el déficit de vitamina D, parece ser que un buen número de los cánceres se pueden evitar con buenos hábitos de vida», opina la Dra. Estévez.

Estudios en curso

La Dra. Laura Estévez, de la UM del MD Anderson Cancer Center, y con ayuda de fondos recaudados por la Fundación Clínica Menorca, además de CooLest, está llevando a cabo un estudio traslacional para evaluar el papel del receptor de leptina y la leptina en la resistencia a la quimioterapia neoadyuvante y su relación con cada subtipo de cáncer de mama. Se trata de un estudio pionero y novedoso que quiere evaluar si estos receptores tienen algún papel en la resistencia a la quimioterapia primaria y su relación con el índice de masa corporal y subtipo tumoral.

Como parte de su trabajo de investigación también se están preparando una serie de documentales, un análisis en profundidad de la situación del cáncer de mama alrededor del mundo y especialmente, en los países donde su incidencia está aumentando de manera alarmante. Se trata de analizar qué factores pudieran estar relacionados con el aumento de incidencia del cáncer de mama en determinados países. El último documental se ha grabado en Nairobi, en varios hospitales que trabajan con el cáncer de mama.