Aunque es habitual hablar de ellas como si fueran lo mismo, lo cierto es que son dos enfermedades distintas. ¿Distinguirías los síntomas de una y la otra? Sigue leyendo…


Tanto la artrosis como la artritis son enfermedades reumáticas que provocan dolor y que afectan a una o a varias articulaciones. Sin embargo, su origen y su tratamiento son muy diferentes. Es importante reconocerlas bien porque en muchos casos, el diagnóstico precoz puede prevenir y/o controlar su avance.

¿Qué articulación se daña en cada enfermedad?

En la artrosis, lo que se daña es el cartílago (el cojín protector entre huesos). Eso produce dolor porque los huesos se rozan entre sí. En el caso de la artritis, lo que sucede es que la membrana sinovial produce un exceso de líquido inflamatorio, provocando dolor y desgaste óseo.

Causas de la artrosis

El origen puede ser el desgaste de la articulación, aunque varias investigaciones indican que también la inflamación que afecta a los tejidos del cuerpo (provocada por ejemplo por una alimentación rica en grasas o la obesidad) puede estar tras este problema.

Causas de la artritis

La artritis es una enfermedad inflamatoria crónica cuyo origen parece ser autoinmune
(el propio organismo ‘ataca’ a determinadas células por error), aunque todavía se sigue investigando, ya que también los factores genéticos están muy relacionados: la sufren más quienes tienen familiares directos con esta patología.

¿Cómo se diferencian?

La artrosis suele aparecer a partir de los 50 años, en articulaciones de mucho uso (manos,
rodillas, pies…), produce deformación lenta y progresiva, y un dolor ‘mecánico’: empeora con el movimiento y mejora con el reposo.

La artritis, por su parte, puede aparecer a cualquier edad, en cualquier articulación, suele ser más repentina, y produce un dolor ‘inflamatorio’: empeora con el reposo y mejora bastante con el movimiento.

¿Cuál es más grave?

Aunque depende de cada caso en concreto, normalmente la artrosis se controla con buenos hábitos de vida y medicación para el dolor, a pesar de que también hay casos que limitan la vida de los pacientes, especialmente en grandes articulaciones como las caderas o la espalda.

En el caso de las artritis con un diagnóstico precoz y un adecuado tratamiento cada vez la evolución es más favorable, pero lo cierto es que suele ser una enfermedad más grave.

¿Se pueden prevenir?

Llevar un estilo de vida saludable manteniendo un peso adecuado, hacer ejercicio físico de forma regular y no practicar sobrecargas repetidas han demostrado ralentizar la aparición de la artrosis. Mientras que en la artritis, hay estudios que apuntan que evitar fumar y mantener un nivel suficiente de vitamina D pueden ayudar a prevenir su aparición.

 

¡YA A LA VENTA LA REVISTA VIVA LA VIDA, ESTOS TEMAS Y MUCHO MÁS ENCONTRARÁS EN EL NUEVO EJEMPLAR DEL MES DE ABRIL!

ADEMÁS, LLÉVATE UNA REVISTA DE GUÍA PARA PONERTE A PUNTO GRATIS CON LA REVISTA VIVA LA VIA

viva la vida