Aunque a veces lo olvidamos, somos lo que comemos. Igual que debemos de evitar ciertos alimentos, hay otros que son verdaderas bombas de salud que pueden proteger nuestro organismo. ¿Los conoces?


lA dieta que llevamos no solo afecta de forma inmediata al nuestro organismo, sino que también a nuestra calidad de vida a largo plazo. Una alimentación variada y saludable puede hacer que vivamos más pero, sobre todo, mejor. ¿Sabes qué alimentos deben ser tus imprescindibles? ¡Apunta!

Zanahoria: BUENA PARA LOS PULMONES

El color anaranjado que tiene se debe a su gran riqueza en betacarotenos, que son unos poderosos y reconocidos antioxidantes. La zanahoria está especialmente recomendada para las personas fumadoras o que lo han sido durante años, debido a la capacidad que tiene para regenerar las células del epitelio respiratorio. Además, también son perfectas para retrasar el proceso de envejecimiento y proteger la piel y los ojos de las dañinas radiaciones ultravioletas emitidas por el sol, especialmente en verano.

Brócoli: ANTICÁNCER

Junto con las coles, el repollo y la coliflor son alimentos que no pueden faltar en tu dieta, ya que refuerzan las defensas y eliminan los radicales libres. La clave está en su elevado contenido en isotiocianato, una sustancia que elimina la proteína del gen p53 defectuoso que provoca el crecimiento anormal de las células. Eso sí, su cocción destruye sus propiedades antioxidantes, así que mejor tómalo siempre en crudo.

Patata: COMBATE LA HIPERTENSIÓN

Si la incluyes cocida o asada con su piel, te ayudará a prevenir la hipertensión y los accidentes cardiovasculares. Pero no solo eso, el zumo de patata cruda en pequeñas cantidades también es bueno para reumáticos, artríticos y ulcerosos gracias a por su gran poder alcalinizante.

Ajo: MEJORA LA CIRCULACIÓN

Es el ingrediente imprescindible en tu cocina. Contribuye a limpiar la sangre y a evitar la acumulación de placas en las venas. Si tu estómago (y tu paladar) te lo permiten, lo ideal es tomar un diente de ajo crudo en ayunas junto con un vasito de agua.

Naranja: PRESIÓN ARTERIAL A RAYA

Es rica en vitamina C, que ayuda a fortalecer las paredes capilares y relajar los vasos sanguíneos. Lo más recomendable es tomarla con los gajos enteros, ya que el hollejo blanco que recubre cada gajo contiene herperidina, una sustancia que contribuye a controlar la presión arterial alta.

Pomelo: ANTICOLESTEROL

Su pulpa contiene pectina, una sustancia que ayuda a bajar los niveles de colesterol. ¿Más? También protege de los tumores de páncreas y de estómago, y su zumo es antiviral. El único inconveniente es que puede agravar la acidez en el tracto digestivo.

Miel: ANTIVIRUS

Ayuda a combatir virus y bacterias gracias a que contiene propiedades medicinales y antimicrobianas. Toma al menos una cucharada diaria mezclada con infusiones, yogures, o sobre las tostadas.

Frutos rojos: PROTEGEN DE TOXINAS

Fresas, arándanos, moras, frabuesas, cerezas y grosellas. Todas son ricas en ácido elágico (por eso tienen ese toque ácido). Este componente protege contra las sustancias tóxicas que se encuentran en el medio ambiente, de manera que una vez que entran en el organismo evitan que se vuelvan malignas.

Yogur: FORTALECE LOS HUESOS

Por su alto contenido en calcio, es bueno para el crecimiento y para combatir los problemas óseos. Además contiene una bacteria que obstruye la multiplicación de virus que afectan al organismo.

Chocolate negro: CUIDA EL CORAZÓN

Gracias a su alto contenido en flavonoides, el chocolate negro ayuda a mejorar la circulación y protege el corazón y las arterias. Sin embargo, pierde esta propiedad cuando se le añade leche, ya que inhibe su poder antioxidante.

Semillas y legumbres ¡hipersanas!

Garbanzos: Por su alto contenido en fibra son los mejores aliados para luchar contra el estreñimiento y los pólipos intestinales. Además, los garbanzos también reducen los niveles de colesterol malo y son sumamente saciantes.

Semillas de calabaza: Gracias a su contenido en vitamina E, son perfectas para proteger los tejidos del cuerpo y aportar elasticidad a las arterias. Además, también ayudan aprevenir los coágulos en la sangre. Es importante evitar tostarlas, porque de esta forma se pierden parte de sus nutrientes.

Soja: Rica en fibra y vitaminas, sobre todo E y las del grupo B, contiene hierro y magnesio. También es rica en hormonas y aumenta los niveles de estrógenos en las mujeres, ideal para aquellas que han llegado a la menopausia.