El paso de los años nos afecta a todas y, para eso, utilizamos productos que intenten retrasar
‘las marcas del envejecimiento’. Te desvelamos los ingredientes más importantes para que escojas lo que realmente necesitas.


Cremas, cosméticos, pastillas… ya no sabemos que utilizar para sentirnos mejor y retrasar el paso de los años. Muchas veces surge la duda, ¿será verdad que poseen todos los beneficios que anuncian? Muchos vienen avalados por estudios clínicos, pero la mayoría se apoyan en campañas de publicidad y márketing, por lo que sus promesas quedan en el aire.

La radiación solar y la contaminación son los principales motivos de la proliferación de los radicales libres. La consecuencia: pérdida acelerada de elasticidad y firmeza y líneas de expresión cada vez más marcadas. Descubre cuales son los principales ingredientes de los cosméticos y, lo más importante, qué beneficios tienen y aportan a tu piel.

Vitamina A

Retinol o ácido retinoico es uno de los nombres que recibe esta vitamina. ¿Manchas en la piel? Se usa para combatir los granitos y los signos típicos del envejecimiento, tales como arrugas o manchas. Este antioxidante combate contra los radicales libres, es decir, las moléculas encargadas de que aparezcan en el rostro dichas arrugas o los signos del envejecimiento. Uno de esos básicos que deberías tener en el neceser porque sirve para todo: suaviza las arrugas, mitiga las manchas, afina el poro y estimula la regeneración celular. Se recomienda que su uso aplicarlo de noche, para evitar que provoque manchas solares.

Péptidos

Este ingrediente ha sido utilizado en productos para la cicatrización de heridas, las estrías y, actualmente, las arrugas. A partir de cierta edad, principalmente desde los 40, la actividad celular de la piel se ralentiza. El colágeno y la elastina se producen en menor cantidad, ambas son sustancias que necesita el cuerpo y sus carencias hace que la piel pierda firmeza, aparezcan líneas de expresión muy marcadas cuando reímos, gesticulamos o lloramos… En definitiva, los péptidos son los encargados de que la piel mantenga su actividad al máximo para conseguir mantener esa firmeza y elasticidad en el rostro.

Ácido hialurónico

El ‘relleno de arrugas’. Es un componente natural de la piel, pero con el tiempo deja de fabricarlo y se pierde; por ello, necesitamos aplicarlo a través de cremas. Destaca por su poder de hidratación, ya que es capaz de absorber hasta 1.000 veces su peso en agua. Ayuda a mantener la piel tersa, saludable e hidratada.

AHA/BHA

Los AHA (alfahidroxiácidos) y los BHA (betahidroxiácidos) ambos son exfoliantes químicos que evitan que se acumulen las células muertas en la piel. Su empleo consigue una piel más suave, luminosa, hidratada y firme. Dicha exfoliación es necesaria para tratar el envejecimiento, el daño del sol, las manchas y el acné. La diferencia entre uno y otro es la aplicación, es decir, el ácido salicílico (BHA) es un básico para tratar en pieles
grasas, el acné, los puntos negros, las impurezas y consigue regular la textura de la piel, por otro lado, el ácido glicólico (AHA) es un básico para tratar en pieles normales o secas y dañadas por el sol.

Vitamina C

Es el ácido ascórbico, un antioxidante que ayuda a proteger la piel, en especial, del sol. Es necesaria para la elaboración de colágeno, es decir, la proteína que tenemos en el cuerpo, que se encarga de mantener el grado de firmeza y elasticidad de la piel, que con el paso de los años se va perdiendo. La vitamina C es esencial para devolver a la piel su elasticidad, y mantener luminosidad y tono.

Resveratol

Se encuentra principalmente en las uvas. Conocido como el ‘gen de la longevidad’, frena el proceso oxidativo de la piel, actúa contra los radicales libres y evita la formación de manchas. Gracias a su poder antinflamatorio lo encontramos en la fórmula de contorno de ojos para conseguir una mirada más descansada y luminosa.

Ginseng

Los principios activos del ginseng penetran rápida y eficazmente en las capas inferiores de la piel, que ralentiza el proceso de envejecimiento. Contiene vitaminas del grupo B, C y E.