Las vacaciones son el momento más esperado del año para desconectar de la rutina y descansar, pero a veces, esto nos puede resultar algo complicado. El descanso nocturno es vital para nuestra salud, ya que permite que nuestro organismo y nuestro cerebro funcione como es debido. No existe una fórmula mágica para conciliar el sueño, ni siquiera los fármacos que se recetan son capaces de solucionar el problema si no viene acompañado de un cambio de hábitos.

Aquí te damos los consejos que te ayudarán a lograr un sueño reparador, incluso en las noches más calurosas del verano.

Los mejores hábitos para conciliar el sueño

No utilices el móvil antes de dormir.
El teléfono móvil emite luz azul (de corta longitud de onda) que reduce la producción de melatonina, una hormona cuyos niveles regulan nuestro ritmo circadiano, algo así como nuestro reloj biológico interno que indica cuando debemos dormir y cuando estar activos.

Conciliar sueño
Gtres

Sigue una rutina.
Es importante darle órdenes coherentes al cuerpo para que recupere su equilibrio circadiano. Durante el verano solemos olvidarnos de los horarios y cambiar nuestros hábitos, pero las rutinas son muy beneficiosas para nuestro cuerpo. En la medida de lo posible debemos tratar de acostarnos y levantarnos todos los días a la misma hora, incluso en los días de vacaciones.

Mantén la habitación fresca.
El mayor enemigo del sueño en verano es el calor, por eso es necesario dormir en un lugar fresco. La temperatura ideal para dormir oscila entre los 18 y los 22 grados, por encima de esta podemos tener problemas para conciliar el sueño. Superar estos grados o no llegar a ellos fomenta la aparición de microdespertares durante la noche. Por ello, te recomendamos que abras las ventanas e inviertas en un buen ventilador si no tienes aire acondicionado para sobrevivir a las altas temperaturas.

Antes de irte a dormir

Las horas previas a irte a la cama son muy importantes.
No solamente es importante el momento de irse a dormir, sino que también hay que poner atención a la rutina presueño. Las dos horas antes de irnos a dormir te aconsejamos:
• No tomar cafeína: Una pequeña taza de café puede robarte el sueño durante horas.
• Date un baño relajante: Esto te permite romper con el ajetreo del día e indica al organismo que toca bajar el ritmo.
• Evita el alcohol: Aunque el alcohol te pueda inducir al sueño, este no será reparador.

Conciliar sueño
Gtres

No a las siestas de más de 20 minutos
En verano es habitual echar una cabezadita después de comer, pero las siestas largas pueden alterar nuestro sueño, no siendo recomendable alargarlas más de 20 minutos. Mantente activo de día y descansa durante la noche.

Relajación y respiración
La respiración es una de nuestras armas más poderosas para favorecer la relajación del sistema nervioso. Sigue esta guía: Coloca la mano derecha sobre el abdomen, dedo meñique encima del ombligo. Relaja hombros y pecho. Inspira lento por la nariz, inflando el abdomen. Exhala el aire por la boca metiendo ligeramente el abdomen hacia dentro. Intenta aguantar cada vez un poco más el aire, contando hasta 5 y luego expulsándolo lento y profundo.