La ingesta masiva de alcohol puede tener consecuencias tanto a corto como a largo plazo para nuestro cuerpo. En muy poco tiempo, el alcohol puede causar intoxicación etílica, lo que afecta al sistema nervioso central alterando el equilibrio y la coordinación. Pero si se sigue abusando del alcohol, esta intoxicación puede derivar en casos extremos hasta el coma y la muerte.

Problemas en el sistema nervioso y gastrointestinales
Si hablamos de los efectos a largo plazo del alcohol, hay que hacerlo de sus consecuencias sobre el sistema nervioso central. El alcohol ataca a las neuronas y a los nervios periféricos, pudiendo provocar de forma progresiva pérdida de memoria y deterioro cognitivo, además de alteraciones del sueño y del carácter.

El alcohol, además, puede provocar problemas gastrointestinales. Su consumo desmesurado favorecerá la aparición de enfermedades esofágicas, gástricas, hepáticas y del páncreas. Sin ir más lejos, numerosos tipos de cáncer, como el de esófago, estómago, laringe o páncreas están relacionados con una alta ingesta de alcohol.

Consecuencias cardiovasculares y en la sangre
El aumento de la actividad cardíaca y la presión arterial, que puede derivar en una hipertensión, está relacionado también con el consumo alto de alcohol. Una de las lesiones más habituales en el corazón a consecuencia del alcohol es la miocardiopatía dilatada, que se produce cuando el músculo del corazón se debilita provocando en la mayoría de los casos insuficiencia cardíaca.

El alcohol, a su vez, impide la producción de glóbulos blancos y rojos. La disminución de glóbulos blancos puede acarrear una anemia megaloblástica e incluso un fallo general en el sistema inmunológico.

Las mujeres embarazadas
Los especialistas recomiendan que las mujeres embarazadas no consuman alcohol, ya que puede deparar daños en el feto. Sin ir más lejos, pueden sufrir el síndrome alcohólico fetal, lo que supondría la aparición de malformaciones morfológicas, retraso en el crecimiento y hasta alteraciones cognitivas y en la conducta.

Por último, hay que recordar también las consecuencias que tiene el consumo masivo de alcohol a nivel socio-familiar. Estas personas son más propensas a padecer todo tipo de conductas de riesgo, especialmente accidentes de tráfico o prácticas sexuales de riesgo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here