Tener el ácido úrico alto o hiperuricemia nos puede hacer sufrir la llamada gota. Antes de que sea tarde, te enseñamos cómo bajar los niveles de ácido úrico para evitar que esto ocurra.


El ácido úrico se produce en el hígado después de metabolizar las purinas, es decir, los compuestos químicos que las células utilizan para elaborar los elementos fundamentales del ADN y ARN. Estas purinas se obtienen principalmente por la alimentación (sobre todo, en los alimentos de origen animal), pero alrededor de un 60% son producidas por nuestro organismo.

Así, tenemos que tener cuidado con el 40% restante que comprende la dieta, que es muy importante cuidarla. Puede que al principio seas asintomático y no notes los niveles altos, pero si estos niveles se mantienen altos con el tiempo y la situación se vuelve crónica, aparecerán problemas renales y manifestaciones más frecuentes.

Por qué sube el ácido úrico

La hiperuricemia o ácido úrico alto suele producirse por una menor eliminación renal, aunque también puede producirse porque aumentan los niveles de ácido úrico tras consumir cierto tipo de alimentos. Estos niveles, además, pueden elevarse por la ingesta de alcohol, por factores genéticos, por hacer demasiado ejercicio físico o por tener sobrepeso.

Nuestro organismo elimina el ácido úrico a través de los riñones (mediante la orina) o por el intestino (por las heces). Si no se eliminan las cantidades adecuadas o aumentan los niveles de ácido úrico en nuestro organismo, puede quedar retenido en él, de modo que aumenta su concentración en sangre, o lo que es lo mismo, aumenta la hiperuricemia primaria.

También existen enfermedades renales que pueden darse cuando se ha recibido quimioterapia o se han consumido fármacos como diuréticos (que se suelen usar para bajar la tensión o para favorecer la función renal) o aspirinas.

Síntomas del ácido úrico alto

Existen una serie de síntomas que se manifestarán en personas que tengan el ácido úrico alto. Habitualmente, se suelen sufrir dolores e hinchazones en las articulaciones (dedos de manos y pies, rodillas, tobillos, talones…). Por eso, si se tienen niveles de ácido úrico altos, puede que nos cueste mover las articulaciones.

Además, las articulaciones pueden enrojecerse y llegar a calentarse, de modo que si pasamos la mano por encima se siente más caliente. Esto puede llegar a causar deformaciones si no se bajan los niveles de ácido úrico rápidamente.

Por otro lado, es bastante común que aquellas personas que tienen el ácido úrico alto, tengan también piedras en los riñones, lo que les ocasiona dolores muy intensos en la parte baja de la espalda, y complicaciones para orinar.

Cómo bajar los niveles de ácido úrico

La manera más rápida y sencilla de bajar el ácido úrico alto es mejorando nuestra dieta, eliminando de ella los alimentos que suben los niveles (como aquellos que son ricos en purinas) e incluyendo aquellos que son más saludables.

Alimentos que reducen el ácido úrico

  • Debes empezar por mantener tu organismo bien hidratado. Para ello, es recomendable que tomes entre 1,5 y 2 litros de agua cada día, y así se estimulará la función renal porque, a través de la orina, se eliminarán las purinas que hayan podido dejar los alimentos.
  • No tienes por qué obsesionarte con beber agua: puedes tomar también té verde o diente de león, que tienen un sabor muy rico y te resultará más apetecible seguir bebiendo a lo largo del día.
  • En cuanto a la alimentación, lo mejor es que incluyas carnes y pescados como el pollo, el pavo, el conejo, el lenguado, el gallo, la merluza y el bacalao fresco, ya que son carnes y pescados blancos, que contienen poca grasa.
  • Los cítricos, tales como la naranja, el limón o el pomelo, son perfectos para bajar el ácido úrico, así como las cerezas, las fresas, las frambuesas, los arándanos rojos, las manzanas, las uvas o los plátanos.
  • Frutos secos crudos o tostados, nunca fritos.
  • Lácteos, como leche desnatada, yogures bajos en grasa y quesos no grasos.
  • Hortalizas, como el apio, la coliflor, el puerro o las judías verdes.
  • Aceite de oliva y de semillas, como girasol o maíz.
  • Semillas de lino, alfalfa, cebada, linaza, chía o cola de caballo son ricas en proteínas, fósforo y magnesio, por lo que son perfectas si sufres ácido úrico alto.

Bicarbonato de sodio y agua

Hacer una mezcla de bicarbonato de sodio y agua será perfecto para reducir la hiperuricemia. Pon una cucharadita de bicarbonato de sodio en medio vaso de agua y remueve hasta que se disuelva. Toma ocho vasos diarios, y evita la sal en los alimentos, ya que el bicarbonato ya incluye sodio.

Qué alimentos evitar para el ácido úrico

Los niveles altos de ácido úrico se suelen producir casi siempre por consumir excesivamente carnes rojas, marisco, pescado azul, comidas muy grasas, café, alcohol o bebidas azucaradas. En cambio, si se lleva una alimentación equilibrada, con una gran ingesta de frutas, verduras, carnes y pescados blancos, y se bebe mucha agua, se podrá controlar el ácido úrico y se podrá mantener a unos niveles normales.

Si padeces hiperuricemia, tienes que evitar a toda costa las vísceras (hígado, corazón y riñones), el marisco fresco y enlatado, el pescado azul (como el salmón, el atún o las sardinas) y las carnes rojas (como la ternera, el cerdo, el buey o el cordero)

Las legumbres tampoco son demasiado beneficiosas para el ácido úrico alto. Intenta evitar en la medida de lo posible legumbres frescas o secas, así como espinacas, verduras de hoja verde, espárragos, champiñones, puerros, setas, embutidos grasos (como el chorizo o las salchichas) y bebidas alcohólicas.

Aléjate también del café, la bollería industrial, los alimentos deshidratados (como sopas de sobre o cereales).

A modo de resumen, lo más importante es que cuides tu dieta para poder bajar el exceso de ácido úrico en tu organismo. Si cuidas tu alimentación a tiempo, podrás evitar los niveles de ácido úrico alto, así como otros problemas renales que pueden llegar a afectar a tu sistema cardiovascular.