La vida cotidiana, el paso de los años y acomodarte en tu relación, pueden hacer que pierdas la pasión de los primeros años. Pero tiene solución y solo depende de vosotros. Hay estrategias que puedes poner en marcha desde hoy para que todo vuelva a ser como antes (o mejor).


Crees que la pasión de los primeros años va a durar toda la vida. Pese a que todo el mundo te advierte que te pasará, tú te niegas a creer que a tu amor y a ti también os invadirá la monotonía.

Pero es así, es una realidad, por un concepto tan sencillo de adaptación, al final te amoldas y lo novedoso se vuelve cotidiano, por eso, es importante que sepas que la monotonía es algo natural y que tan solo va a depender de ti y de tu pareja hacer novedosa vuestra relación aunque llevéis años de convivencia.

¿Cómo mejorar la situación?

Sal de casa

Estar en casa y no salir es la principal losa que tienen las parejas. No hace falta dinero, con salir a pasear es suficiente, pero que sea un paseo divertido y que los dos propongáis conversaciones subidas de tono. Al principio puede que os cueste y os dé vergüenza, pero te aseguro que en cuanto cojas ritmo estarás encantada. Y no te olvides, en ese momento… ¡Nada de dramas!

Los masajes

No tienen por qué ir unidos a la sexualidad, pero es bueno volver a tocaros. Lo que es importante, es sentir. No relaciones el masaje con un coito, ya que son independientes, disfruta del cuerpo de tu pareja y aprende a ver qué te dice. A veces, son sorprendentes los mensajes que nos da nuestro propio cuerpo.

Utiliza las manos

Indiscutiblemente el beso es el rey del erotismo, pero estamos en la fase de reactivar. El ejercicio que os propongo es que en un momento del día en que estéis un poco tranquilos, os busquéis con las manos para focalizar las sensaciones a través de ellas, y descubrir todo lo que son capaces de sentir. Si aumentamos la sensibilidad, recuperaréis una buena dosis de erotismo.

Aprovecha la tecnología

La gran ventaja de los smartphone de hoy es que nos ayudan a elevar nuestro nivel erótico. Manda fotos a tu pareja, sé creativa y no te cortes. A lo largo del día, hazte fotos juguetonas. Será un aliciente y seguro que tú te sientes más seductora y atractiva, con lo que ganarás también en seguridad.

Juega con el color

Como el rojo, que simboliza la pasión, o el negro, que es el misterio para vuestros encuentros sexuales. Pídele su opinión y vete jugando con sus deseos.

Los besos

Que no se te olvide besar, es verdad que muchos hombres, pierden el interés por el beso, o no son muy buenos besando. Enséñale, no te cortes para que vaya perdiendo la vergüenza. Pero juega con la boca y besa, besa mucho. Y nunca salgas de casa ninguna mañana sin despedirte con un gran beso a tu pareja.

Busca en Internet

Si ves que tu creatividad anda un poco justa, busca y copia. En Internet hay muchísima información, y si puede ser buscad los dos, nuevas formas y nuevas sensaciones, y determinar dónde creéis que estaréis más cómodos. Explorar y divertiros. Esto tiene que ser algo divertido y que os guste.

Diviértete

Hagas lo que hagas, que sea siempre divertido, recuerda que el objetivo es quitar la monotonía. Una larga ducha compartida es una de las maneras más efectivas de pasarlo bien. La intimidad se potenciará y no habrá nada que os interrumpa, solo ambos disfrutando de una agradable ducha y de un gran tiempo juntos.

Cuídate por dentro

La monotonía ha dado paso a la comodidad, y tu ropa interior seductora, está en el cajón de ocasiones especiales. Acaba con eso ya. Renueva tu vestuario interior y apuesta por prendas más sexy, pero con las que te sientas cómoda. Empieza a ponértelas a diario, empieza por sentirte bien tu misma.

Utiliza el factor sorpresa

Las sorpresas activan emociones agradables. Un juego que podéis probar es la caja de los deseos: cada uno debéis escribir 5 cosas que anheléis en papel, describirlos minuciosamente y guardarlos en una caja. Después, intercambiaos la caja. El reto es que cada uno cumpláis el deseo de la pareja cuando menos se lo espere.

¿Cómo superar un mal día en la relación?

A pesar de haber empezado el día con el pie izquierdo no hace falta que estés todo el día pensando en lo que ha salido mal, todo acabará.

No busques culpables

Echarle la culpa de lo que te ha ocurrido a tu pareja no te hará sentir mejor. Aunque en un primer momento descargues la tensión, eso puede fracturar tu
relación.

Cree en tus fuerzas

De tu actitud dependerá mucho cómo se va desarrollando tu día. Aunque tengas un mal día, sonríe.

Acepta que las cosas cambian

Hay días malos y buenos. Es importante tener momentos malos para valorar los buenos.