Las verrugas suelen causar preocupación cuando aparecen. Por eso te explicamos qué son y cómo puedes eliminarlas en casa de forma segura.


Las verrugas son pequeños bultitos que crecen en la piel, granulados y con puntitos negros correspondientes a terminaciones sanguíneas coaguladas. Aparecen por haber estado expuesto a un virus y se transmiten a través del tacto, apareciendo entre dos y seis meses después de haber tenido contacto con la piel infectada.

Aunque suelen ser indoloras y totalmente inofensivas, nos suelen parecer antiestéticas. Pero no te preocupes, te traemos los mejores remedios para eliminarlas.

Tipos de verrugas

Podemos encontrar cuatro tipos de verrugas:

  • Verrugas comunes: son redondas y muy frecuentes en las manos, cerca de las uñas y en el cuello.
  • Verrugas planas: son pequeñas y apenas sobresalen. Aparentan ser un lunar, y son frecuentes en la cara, el dorso de las manos y las rodillas. Suelen picar.
  • Verrugas plantares: salen en los puntos de apoyo de los pies, y son una zona dura bajo la piel, parecidas a bultos de grasa. También tienen puntitos negros, y pueden causar molestias o dolor al andar.
  • Verrugas genitales: son las causadas por el virus del papiloma humano. Son puntitos duros y oscuros en la piel y en los labios de la vagina. Se contagian por vía sexual, y son las más peligrosas, ya que proceden de un virus que debe tratarse inmediatamente.

En el caso de que las verrugas que tengas sean identificadas como plantares o genitales, lo mejor es que acudas a un dermatólogo para que te dé las indicaciones correctas para eliminarlas rápidamente. En este artículo las que vamos a tratar son las verrugas vulgares o comunes. En cualquier caso, si la verruga es dolorosa y sangra, o cambia de apariencia con el tiempo o no desaparece después de seguir los siguientes consejos, también se debería acudir a un especialista.

Plantas para quitar verrugas

La fitoterapia es especialmente útil con las verrugas, eso sí, los resultados se verán a largo plazo y solo si somos constantes.

  • Caléndula: el zumo recién exprimido de sus flores es rico en flavonoides, resinas, aceites esenciales y ácido salicílico, y es bueno para tratar las verrugas víricas.
  • Celidonia Mayor: tiene compuestos muy potentes, por lo que tendrás que usarla con cuidado, ya que podrías dañar la piel de alrededor. Esta planta tiene un gran poder de corrosión, y tan solo tendremos que aplicar unas gotas de juego de sus flores dos o tres veces al día durante unos 15 días.
  • Hoja de higuera: si la aplicas sobre la verruga como una cataplasma tras haber machacado la hoja y mezclado con agua caliente, la verruga desaparecerá rápidamente. Esto sucederá gracias a sus propiedades antivíricas.
  • Verrucaria: tienes que hervirla y colarla, usando la infusión que consigas. Este remedio es muy efectivo, pero los resultados tardan en verse.
  • Ajo: es, probablemente, el remedio más rápido. Aplicando las lascas de ajo fresco sobre la verruga conseguirás que desaparezca en menos de una semana.
  • Rábano: su procedimiento es exactamente igual que el ajo y se obtienen los mismos resultados, pero en un poco más de tiempo, y sin el inconveniente del fuerte olor.
  • Thuja: suele ser prescrita por los homeópatas, y es que usada en tintura o consumida, puede ser eficaz contra las verrugas.
  • Aloe vera: se encarga de activar los linfocitos para combatir la infección vírica. También limpia y regenera la piel una vez que desaparece la verruga.
  • Limón: tendrás que aplicar el zumo recién exprimido varias veces al día durante una semana.

Otras sustancias para quitar verrugas

  • Vinagre de manzana: tiene propiedades antibacteriales y antifúngicas. Tienes que aplicarlo con una gasa o algodón, taparlo y dejarlo actuar un día entero.
  • Agua oxigenada: funciona igual que el vinagre: debes aplicarla con una gasa o algodón, taparlo y dejarlo actuar unas 24 horas.

Más técnicas para eliminar verrugas

  • Seda dental: este remedio suele aplicarse en las verrugas de manos y cuello. Aunque puede parecer doloroso, para nada lo es, y además no implica que apliques ningún químico. Tienes que envolver la base de la verruga con un hilo dental y hacer un nudo. Así, dejará de llegar riego sanguíneo y la verruga se secará y caerá.
  • Hielo seco: aplicar frío directamente sobre la verruga hará que esta muera. De hecho, los dermatólogos hacen esto, pero con nitrógeno líquido. Tú lo puedes hacer en casa con un hielo seco, pero claro, es más peligroso y que deberías dejar esta opción como la última. En caso de que lo hagas, usa guantes y posa el hielo sobre la verruga unos 25 segundos.

Qué no hacer con una verruga

  • Jamás las cortes con tijeras o cuchillos. Puede ser una gran tentación, sobre todo si tienes la verruga en algún lugar visible, pero nunca, bajo ningún concepto, debes coger unas tijeras y acabar con ellas. Aunque la verruga sobresalga mucho y cuelgue de la piel. Si la cortas, podrías sangrar mucho y extender la infección hacia otra zona de la piel.
  • Raspar las verrugas. Recuerda que las verrugas son infecciones, no piel muerta, por lo que no puedes deshacerte de ellas tampoco raspándolas.

Cómo prevenir que aparezcan verrugas

Es habitual que aparezcan las verrugas en las etapas de niñez y en la adolescencia, aunque realmente pueden salir a cualquier edad. Además, si sueles trabajar manipulando carne o pescado, o tienes un sistema inmunitario debilitado, será más probable que aparezcan las verrugas.

La clave para que no aparezcan es fortalecer nuestro sistema inmunológico cambiando nuestra alimentación para que nuestro organismo se defienda mejor contra el virus que provoca las verrugas:

  • Sobre todo, tienes que tener una dieta variada, muy rica en frutas y verduras, ya que son las que proporcionan la cantidad de antioxidantes necesarios para mejorar nuestro sistema inmunológico y evitar que aparezcan las verrugas.
  • Intenta evitar todo lo que puedas los procesados. Opta por alimentos más crudos y frescos.

Recuerda que no debes rascarlas ni cortarlas. Siguiendo todos estos consejos, podrás acabar con las verrugas. Y en caso de que sea necesario porque se agraven, acude al médico.