A pesar de que son una gran molestia, los piojos y las liendres son muy sencillos de eliminar con los trucos caseros que te traemos a continuación.


Son un incordio para los más pequeños, pero no son los únicos que los sufren. Los piojos aparecen siempre que estamos en una multitud o colectivo, y es por esto que son los niños los que suelen cogerlos, ya que van al colegio y están muchas horas al día juntos. El contagio se da cuando hay contacto corporal, por proximidad, por encuentros sexuales o por tocar muebles contaminados u objetos compartidos con otras personas.

Los piojos son unos insectos diminutos que se alimentan de sangre humana y viven en las cabezas de las personas. Además, ponen sus huevos en el cuero cabelludo (incluso en las pestañas, en las cejas o en el vello púbico), por lo que se reproducen con facilidad y la infección crece rápidamente.

Por supuesto, existen tratamientos médicos para los casos más graves, pero por lo general, con los siguientes remedios caseros será más que suficiente para eliminar los piojos. Por muy desesperado que estés por el picor que producen, debes saber que podrás acabar con ellos.

¿Cómo sé si tengo piojos?

En caso de que tengas piojos o liendres, no tendrás ningún tipo de duda, ya que sentirás un picor muy intenso en la cabeza, además de un cosquilleo. También podrás sentir una especie de granitos rojos en el cuero cabelludo, e incluso en el cuello y en los hombros.
Los piojos suelen engancharse con más facilidad a cabezas con el cabello rizado, ya que con el pelo liso se resbalan.

Cuando tengas las sospechas, puedes utilizar un peine de detección para confirmarlas. El peine de detección o lendrera es de plástico blanco y sirve para identificar fácilmente los piojos. Además, al tener las púas muy juntas, conseguirás enganchar los piojos, así que es un buen instrumento para utilizarlo para la eliminación. No olvides cepillarte varias veces con él.

¿Cómo evitar los piojos?

Es muy importante prevenir su aparición para no tener molestias. Para ello, deberemos pedirle a alguien que nos examine la cabeza (o examinar nosotros la de nuestros niños si creemos que pueden ser ellos los afectados) en busca de estos pequeños insectos. Cuanto antes los tratemos, antes los erradicaremos, ya que serán muchos menos y serán menos resistentes.

También tienes que cepillar mucho el pelo para que se caigan, así que toma como hábito tener siempre un peine al lado para desenredar el cabello de vez en cuando.

Cómo quitar los piojos

Por supuesto, puedes utilizar insecticidas pediculicidas como el malatión o las piretrinas sintéticas, que son químicos que actúan contra los piojos pero que los pueden volver más resistentes. Por otro lado, existen unos remedios caseros con los que podrás eliminar los piojos tanto en adultos como en niños. Te los mostramos a continuación.

Aceites esenciales

Generalmente por su fuerte olor, suelen ser muy efectivos contra los piojos. Estos son el aceite de lavanda, de eucalipto, de menta, de anís, de canela, de tomillo rojo, de clavo y, sobre todo, de árbol del té.

Deberemos mezclar dos cucharadas pequeñas de aceite de oliva con unas 15-20 gotas de alguno de los aceites esenciales, y aplicarlo sobre el cuero cabelludo con algodón.

Dejaremos que actúe durante toda la noche y un poco más, unas 12 horas, y lavamos el cabello como lo hacemos normalmente. Repetimos el proceso hasta que hayan desaparecido los piojos.

Otra opción más efectiva es utilizar alcohol en lugar de aceite de oliva. No obstante, esta mezcla resecará más el cuero cabelludo.

Vinagre blanco

Es uno de los consejos más seguidos de toda la vida: el uso de vinagre para lavar el pelo si se tienen piojos o liendres. Consiste en aclarar el pelo con vinagre tras haberlo lavado, contribuyendo a que las liendres se despeguen más fácilmente al pasar el peine específico para eliminarlas. No tiene efectos negativos, más allá del aroma que se quedará impregnado en el cabello.

Si quieres evitar este aroma, también puedes impregnar toda la cabeza en el vinagre antes de ducharte, dejándolo actuar durante unas cuatro horas (incluso si podemos, debemos dejarlo actuar durante toda la noche). Después lavaremos el cabello como lo hacemos habitualmente y pasaremos la lendrera.

Spray de citronela

El olor de la citronela suele recordar al del limón, repeliendo a todo tipo de insectos, incluso los piojos. Para utilizarla en el cabello, mezclaremos 350 mililitros de alcohol, 350 mililitros de agua, 150 mililitros de glicerina líquida y 150 mililitros de aceite de citronela.

Dejaremos macerar los ingredientes varias horas y después podremos aplicarlo a diario en el cabello y en la raíz, dejándolo actuar 5 minutos y lavando después.

Ajo

El ajo tiene múltiples beneficios para todo el organismo y, además, es bueno para combatir los piojos. Debemos mezclar una cabeza de ajo triturada con un litro de agua. Lo hervimos, lo colamos y lo ponemos sobre el cuero cabelludo, dejándolo actuar durante toda la noche. Al día siguiente, lavaremos muy bien el pelo para eliminar el olor. Repetimos el proceso si es necesario.

Mayonesa

Este ingrediente hará que los piojos se peguen a él. Es especialmente útil si tienes el cabello corto. Para que dé buenos resultados, deberás aplicar la mayonesa frotando todo el cuero cabelludo, y después la cubrirás con un gorro de ducha para no manchar nada y dejar actuar toda la noche.

Cuando te despiertes, deberás lavarte el pelo muy bien para poder retirar toda la mayonesa, que ya habrá asfixiado a todos los piojos y caerán con el mismo lavado del cabello.

¿Qué hago si el problema persiste?

En caso de que no consigas eliminar los piojos y sigas sintiendo picores, deberás utilizar compuestos químicos como:

  • Permetrina: es un insecticida clásico que paraliza al piojo que, si bien acaba con ellos con facilidad, se puede generar resistencia si se realiza un uso indiscriminado de los mismos: es decir, los piojos se pueden llegar a acostumbrar.
  • Siliconas: recubren al piojo en vez de paralizarlo, provocando su asfixia. Al contrario que la permetrina, no necesitan gorro para potenciar su acción.
  • Alcohol bencílico: abre el espiráculo del piojo y favorece que entre el aceite mineral, de modo que el piojo se asfixia.