El estrés, la mala alimentación y los cambios de temperatura debilitan nuestras defensas. Si quieres evitarlo, sigue estas pautas.


Siempre hemos escuchado que es muy importante subir nuestras defensas. Sin embargo, eso a lo que llamamos subir las defensas no se puede hacer, se trata de reforzarlas, en definitiva, de ayudar a nuestro cuerpo a defenderse mejor de los gérmenes, infecciones, virus… Algo que en tiempos de covid se vuelve imprescindible. ¿Sabes cómo hacerlo?

  • COMBATE EL INSOMNIO

    La falta de sueño y el insomnio bajan los glóbulos blancos. Cuanto más y mejor descansas, mayor es la concentración de estos glóbulos, que son los encargados de defender al organismo frente a las infecciones. Por tanto, dormir 8 horas al día es fundamental, ya que de lo contrario nuestro organismo se protege doblando el trabajo del sistema inmunológico, lo mismo que sucede en situaciones de estrés,
    y este sobreesfuerzo lo acaba debilitando.

  • BEBE MUCHA AGUA

    El organismo retiene toxinas por defecto, pero para que no acaben generando daños en el organismo, es clave eliminarlas. ¿La mejor manera? Evitando que se acumulen. Para ello mantener una buena hidratación diaria es esencial. Recuerda que debes beber 2 litros de agua al día.

  • TOMA MÁS VITAMINA C

    Esta vitamina es muy importante para las defensas, ya que favorece la producción de interferón, un factor celular que frena las infecciones y participa en la formación de colágeno, esencial para las membranas celulares, que mantiene las barreras defensivas.

  • DI SÍ A LOS PROBIÓTICOS

    Cuidar la flora intestinal también es primordial para conseguir reforzar las defensas de nuestro organismo, ya que una mucosa intestinal saludable es el mejor escudo para proteger el sistema inmunológico. Un mandamiento clave es que empieces a incluir poco a poco en tu dieta diaria los famosos alimentos probióticos. Algunos de ellos son el yogur, el kéfir, la leche fermentada, los derivados de la soja, el chucrut, el chocolate negro…