Resfriados, gripes, procesos alérgicos, sinusitis, rinitis… Como ves, pueden ser muchos los motivos por los que los mocos y las flemas se acumulan en la garganta.


Además, si no se consiguen eliminar rápido, podrían llegar a los pulmones y originar complicaciones más serias, como una neumonía, bronquitis o la reducción del oxígeno en sangre. Pero, ¿qué son las flemas y cómo expulsarlas de los pulmones?

El moco está formado por un 95% de agua, un 3% de proteínas (entre las que se incluyen la mucina o principal componente del moco y anticuerpos) un 1% de sal y otras sustancias. Asimismo, la mucosidad también produce un gel elástico y pegajoso que ofrece una barrera frente a los patógenos, pues se encarga de atrapar células muertas, polvo y otras sustancias perjudiciales.

Te mostramos en este artículo qué son las flemas, cómo expulsarlas de los pulmones y te ofrecemos unos remedios naturales para las flemas. Así, podrás eliminar los mocos de la garganta antes de que empeore la situación. Y recuerda, ten cuidado con los cambios bruscos de temperatura, ya que es uno de los principales motivos de la aparición de mocos y flemas.

¿Qué es el moco y cuáles son sus funciones?

El moco, por tanto, nos protege frente a diversos patógenos, por lo que no deberíamos mirarlos con asco, sino más bien como una sustancia protectora. Se originan en varias partes del organismo, como por ejemplo la boca, los senos de la nariz, la garganta, los pulmones y los intestinos.

Por lo tanto, es normal que nuestro cuerpo genere esta sustancia para protegernos de agentes externos. Cuando la estructura y la producción de mucina es normal, la mucosidad cumple con esa función protectora del organismo y nos permite vivir junto a infinidad de microbios. Sin embargo, si esta producción es anormal y cambia su estructura, la persona podría enfermar.

Estas son las principales funciones del moco:
1- Hidrata nuestro cuerpo.
2- Al ser espeso y pegajoso, protege al organismo atrapando el polvo, las bacterias y otras sustancias no deseadas evitando que penetren en nuestro interior.
3- El moco también contiene glóbulos blancos y anticuerpos, así que nos protegen de los intrusos no deseados.

¿Qué son las flemas? Diferencias entre moco y flema

Las flemas son un tipo de moco producido en los pulmones y en las vías respiratorias del tracto inferior, es decir, la tráquea y el interior de los pulmones (bronquios, bronquiolos y alvéolos). Su función es evitar que los gérmenes y otras sustancias nocivas se introduzcan en las vías respiratorias y en los pulmones, pues podrían provocar una infección.

Por otra parte, la producción de moco en las vías respiratorias es normal. Pero si hay un exceso y un cambio en su estructura, puede generarse tos para expulsar flemas. Cuando esto ocurre, significa que algo en el organismo no va bien.

Durante un proceso infeccioso, el moco contiene virus y bacterias que son los responsables de esa infección, pero también glóbulos blancos que le ayudan a combatirlos. Por lo general, el moco es claro y acuoso y apenas se nota, pero si la persona enferma por un resfriado o una infección, el moco podría espesarse y cambiar de color.

Consejos para eliminar la mucosidad

Una vez que tenemos flemas, ¿cómo expulsarlas de los pulmones? La fisioterapia respiratoria te enseña a toser para mover las flemas y facilitar la eliminación de las secreciones, optimizando así la oxigenación. Estos son algunos consejos que puedes seguir:

– Bebe mucho líquido, ayudará a ablandar y expulsar las flemas.

– Haz vahos con agua y sal para abrir las vías altas y despejar la mucosidad.

– Humidificar el ambiente también ayudará a que se ablanden las flemas.

– Intenta respirar aire limpio y fresco de la calle aunque haga frío, esto contribuye a reducir la tos con mocos.

– Duerme con la cabeza erguida cuando tengas tos con flemas.

– Ventila tu hogar, al menos, durante cinco minutos al día para renovar el aire.

– Evita el humo del tabaco, aumentará la tos y producirá flemas tanto si estás resfriado como si no.

– Cuando te dé la tos, intenta toser fuerte, así despegarás mejor la mucosidad y evitarás toser tanto, algo nada recomendable en caso de faringitis crónica.

– Utiliza agua de mar para limpiar las vías nasales y respirar mejor, pero nunca utilices inhaladores sin recomendación médica.

– Si tienes flemas y quieres saber cómo expulsarlas de los pulmones, no tomes jarabes ni te automediques sin prescripción médica o de tu farmacéutico.

Remedios naturales para las flemas

Los mocos son muy molestos, además provocan mucha más tos y picor en la garganta. Ahora que ya sabes qué son las flemas, pasamos a explicarte cómo expulsarlas de los pulmones. Con estos sencillos remedios naturales para las flemas facilitarás su expulsión, y recuerda hidratarte bien para evitar que los mocos se peguen a las paredes de la garganta.

1- Consume alimentos que contribuyan a deshacer la mucosidad y reducir la tos, como el ajo y la cebolla. Tienen propiedades antibacterianas y refuerzan nuestras defensas.

2- La infusión de tomillo es expectorante.

3- Las infusiones de jengibre y cardamomo son descongestionantes y antiinflamatorias.

4- Puedes colocar compresas con agua tibia en la zona de los senos nasales y los pómulos, el calor dilatará las vías respiratorias ayudando a expulsar la mucosidad.

5- Podrás elaborar un jarabe casero con unos higos secos, una cebolla en trozos y un limón.

6- La limpieza nasal yóguica también es muy efectiva para eliminar las flemas.

7- Realiza vahos de eucalipto con agua caliente y sal para ayudar a despejar las vías respiratorias, pues tiene un gran efecto balsámico.

8- Toma té con miel y limón, te ayudará a eliminar la sensación de atasco en la garganta y la suavizará.

9- Puedes elaborar otros jarabes con plantas medicinales como la altea, malvavisco, berro y gordolobo. Además, si las mezclas con miel, propóleo y anís, los resultados serán estupendos para eliminar la tos con mocos.

10- Otra manera natural de eliminar los mocos de la garganta y los pulmones es realizar un masaje en el pecho con aceite esencial de eucalipto.

11- Por último, puedes realizar gárgaras de agua con sal.

Si pasados tres días no mejoran los síntomas con estos remedios naturales para las flemas, debes visitar a tu médico. Él confirmará si hay algún problema que requiera medicación específica.