Te enseñamos cómo acabar con la mucosidad de la garganta y del pecho de manera rápida, sencilla y con remedios caseros.


En España es muy común que tanto niños como ancianos sufran infecciones respiratorias, aunque estas se pueden dar en toda la población en general. Cuando nos resfriamos, se producen cantidades excesivas de flemas o moco que, instintivamente, nuestro cuerpo intenta expulsar mediante la tos.

Las flemas suelen generarse en la garganta tanto en resfriados como con gripes, alergias o sinusitis. Pueden llegar a ser muy molestas, ya que notamos algo incómodo en la garganta y en el pecho. Por suerte, es posible expulsarlas con remedios naturales. Te lo contamos a continuación.

Las flemas no suponen un problema grave para la salud, pero resultan muy incómodas y pueden afectarte a tu vida diaria. Por otro lado, en caso de que las flemas pasen a los pulmones, sí que se debería acudir al médico, pues podría derivar en problemas más graves. Atento a los siguientes consejos.

Qué son las flemas y qué tipos existen

Los problemas respiratorios y la tos crónica pueden ser provocados por acumulaciones de flemas en los pulmones, que se dan cuando las personas padecen obstrucciones nasales y de garganta.

La flema es una sustancia pegajosa, parecida al moco, que está presente en nuestro sistema respiratorio. Su función es proteger nuestro organismo, ya que captura el polvo, los virus y las partículas del exterior. También previene infecciones y enfermedades, como podría ser un resfriado.

Por tanto, el exceso de moco en la garganta y en los pulmones provoca la reacción y necesidad de toser. El moco, que es resultado de bacterias o virus, puede ir acompañado de otros síntomas como la fiebre, debilidad, complicaciones para respirar o secreción nasal. Además, la flema bloquea los bronquios si no la eliminamos correctamente.

Es por esto que es tan importante eliminar el exceso de flema de nuestro organismo, pues de lo contrario podría provocar una infección. Si las flemas van acompañadas de sangre, acude a tu médico de cabecera, que te recetará algún medicamento. En cambio, si las flemas son normales, puedes acabar con ellas con los siguientes remedios caseros.

Remedios naturales para expulsar las flemas

Te contamos cuáles son los mejores remedios para acabar con las flemas con cosas que encontrarás por casa.

Té de jengibre

Son infinitas las propiedades del jengibre tanto para la piel como para nuestro organismo en general. El jengibre es un antibacteriano, antiviral, antihistamínico y descongestionante natural. Así, puede servir para aliviar la congestión tanto de garganta como de pecho, pues ayuda a expulsar las flemas de manera rápida y sencilla.

Lo más efectivo es que te prepares un té. Hierve dos tazas de agua, añade pimienta en polvo y seis trocitos de jengibre fresco. Cuando lleve un minuto hirviendo, reduce el fuego a la mitad y déjalo ahí durante unos cinco minutos. Por último, retira el té y añade una cucharadita de miel para suavizarlo. Puedes tomar dos tazas de este té cada día.

Miel y limón

Tanto la miel como el limón tienen propiedades antibacterianas y antimicóticas, por lo que son perfectos para eliminar las flemas. El limón, por su parte, también posee vitamina C, ideal para la congestión y para el sistema inmunológico, y su acidez disuelve el exceso de flema.

Exprime un limón y quédate con su jugo. Mezcla dos cucharaditas del jugo con una de miel, hasta que consigas una mezcla homogénea. Tómalo tres veces al día, a ser posible por la mañana, por la tarde y por la noche.

Agua de cúrcuma

La cúrcuma posee curcumina, que es un antiséptico y antibacteriano natural que se encarga de eliminar las bacterias y posibles virus que provocan el moco. Además, también ayuda a fortalecer el sistema inmunitario.

Para preparar esta mezcla, coge un vaso con agua templada y añade una cucharadita de cúrcuma en polvo y media cucharada de sal. A continuación, haz gárgaras con la mezcla tres o cuatro veces al día. El gránulo de la sal y de la cúrcuma te ayudarán a eliminar las flemas en un instante.

Vinagre de manzana

El vinagre de manzana no solo es beneficioso para eliminar las flemas, sino también para regular el pH. Tienes que diluir una cucharada de vinagre de manzana en un vaso de agua. Debes beberte esta mezcla, aunque si te resulta muy desagradable, bastará con que hagas unas gárgaras.

Vahos de tomillo y romero

El tomillo y el romero sirven para disolver y expulsar las flemas, resultando especialmente útiles si se crean vahos con ellos. Pon cuatro tazas de agua a hervir en una olla, y añade una cucharadita de romero seco y media de tomillo. A continuación, cuando esté hirviendo, acerca tu cabeza al vapor y cúbrete con una toalla, siempre a una distancia prudente para que el vapor no te queme la cara. Inhala el vaho durante unos cinco o diez minutos, todas las veces que quieras al día.

Bebe mucha agua

Si tomamos mucha cantidad de agua, el moco se volverá más fluido y podremos expulsarlo más fácilmente. Por tanto, es importante que bebas mucha agua y que tomes bebidas calientes, ya sean tés, infusiones de hierbas o manzanillas, que quedarán riquísimas si además les añades miel de eucalipto.

Lo bueno de tomar bebidas calientes es que el calor, con el efecto calmante de la miel si se la añadimos, eliminará fácilmente las flemas, ya que las ablandará y disminuirá las molestias que causan en la garganta y en el pecho.

Haz gárgaras

En otoño es cuando más riesgo corremos de resfriarnos, por los cambios de temperatura. Por eso es recomendable que en esta época empieces a hacer gárgaras, de modo que se purificará tu organismo frente a agentes externos y bacterias.

Mezcla una cucharadita de sal en medio vaso de agua templada, haz gárgaras con la mezcla. La sal eliminará los gérmenes y propiciará que se cure la garganta y que se expulsen las flemas. Intenta hacer gárgaras durante tres minutos, pero si te resulta complicado, con un minuto será suficiente.

Cómo evitar que aparezcan flemas

  • Mantén tu casa con la humedad adecuada.
  • No acumules mocos. Suénate la nariz a menudo.
  • Intenta no consumir bebidas frías.
  • No utilices ni consumas productos irritantes.
  • Cuando notes el primer síntoma de flemas, pon compresas calientes sobre tu pecho.