Un vello encarnado es muy doloroso y, además, empeora la apariencia de nuestra piel. Por suerte, existe una serie de remedios para desenquistarlos y disminuir la inflamación y la infección de la zona inflamada.


Aunque solemos depilarnos, a nuestra piel, por lo general, le cuesta acostumbrarse a la irritación que supone esto. Después de la depilación, aparecen pequeños granitos que pueden infectarse. Estos granitos pueden ser vellos encarnados que no han podido crecer de forma correcta, y que si se infectan pueden generar un problema.

A pesar de que los pelos enquistados pueden aparecer después de cualquier método de depilación, son más frecuentes cuando nos depilamos con cuchilla. Para evitarlos a toda costa, debes tomar medidas para quitarlos correctamente y con seguridad.

Cómo evitar el vello encarnado

Es mejor ponerle solución al problema de raíz, así que, sigue estas recomendaciones para evitar que aparezcan pelitos enquistados:

  • Desinfecta la piel con un antiséptico siempre antes de depilarte.
  • Utiliza maquinillas que estén bien afiladas y nuevas, ya que si las utilizas viejas y con poco filo irritarán demasiado tu piel. Además, es recomendable que utilices las que tienen una cinta de gel o hidratante.
  • Para que se dilaten los poros y salgan mejor los pelitos, date un baño de vapor con agua caliente para que la depilación sea más efectiva.
  • A la hora de depilarte, ponte siempre gel o crema de afeitar para no irritar en exceso la piel y para que quede la piel mucho más suave.
  • La mejor forma de evitar los pelos enquistados es rasurar siempre en la misma dirección en la que crece el vello. Aunque en principio necesites pasar las cuchillas más veces sobre la piel, ésta se irritará menos y la depilación será mejor.
  • Si en vez de rasurarte te depilas de raíz con cera caliente, utiliza las bandas una sola vez.
  • Exfolia tu piel al menos unas tres veces a la semana. Puedes optar por exfoliantes caseros o aquellos que encuentres en supermercados y perfumerías. Podrás eliminar las células muertas y la fina piel que cubre los vellos enquistados para que puedan crecer correctamente.

Cómo eliminar los pelos enquistados

Hay veces que, simplemente, llegamos demasiado tarde para evitarlo, y el problema ya es una realidad. Si a pesar de haber seguido los consejos anteriores te ha salido algún pelito encarnado, toma nota de los siguientes consejos para quitarlos y disminuir el dolor que causan.

1. Infusión de manzanilla o malva

Normalmente, los pelos encarnados derivan en un grano inflamado, rojizo y muy doloroso. No es conveniente que lo revientes ni que lo aprietes con los dedos, ya que la infección podría empeorar.

Un remedio muy efectivo es poner compresas de manzanilla en la zona del granito, ya que esta planta medicinal tiene propiedades antiinflamatorias y antibacterianas de manera natural. La manzanilla reducirá la inflamación, evitará que se infecte de manera grave y ayudará a que la piel vuelva a su estado natural de más rápidamente.

Calienta una infusión de manzanilla, o de malva, y cuando esté templada moja una gasa y colócala sobre los granitos. Déjala actuar durante 10 minutos, de modo que dilate los poros y penetre mejor el tratamiento.

2. Gel de aloe vera

De entre las mil maravillas que hace el aloe vera, también es beneficioso para los pelos encarnados, ya que elimina la suciedad y las bacterias acumuladas en los poros y, además, es calmante, antibacteriano y regenerador. Ayudará a que la infección se cure rápidamente, haciendo desaparecer la irritación y la inflamación.

Y no solo eso, sino que además regenera la piel, hidratándola para que no queden cicatrices ni marcas. Para ello, puedes optar por extraer el gel cortando una hoja de la planta, y dejándolo actuar en la piel durante 30 minutos; o comprar un gel y aplicarlo cada noche antes de ir a dormir. En cualquier caso, tendrás que enjuagar a la mañana siguiente con agua templada.

3. Bicarbonato de socio

Es otro de esos ingredientes que tiene múltiples beneficios. Para los pelos enquistados, en concreto, tiene un efecto calmante y antiinflamatorio. Podrás usarlo como exfoliante para eliminar las células muertas de la superficie de la piel y para que los poros se abran mejor.

Tienes que mezclar dos cucharadas de agua con una de bicarbonato, y masajear la mezcla en la zona de los pelitos enquistados con suavidad. Deja actuar durante cinco minutos y después enjuaga con agua templada.

4. Vinagre de manzana

Este tipo de vinagre viene genial para renovar la piel dañada y para tratar algunas afecciones cutáneas como lo son los vellos encarnados. Su ácido málico aporta propiedades antibacterianas, disminuyendo el riesgo de infección, desobstruyendo los poros y contribuyendo a mejorar la circulación de la sangre.

Mezcla una cucharada de vinagre de manzana con una cucharada de agua, a partes iguales, y moja un disco de algodón con la mezcla. Deja actuar durante 10 minutos y después enjuaga con agua templada.

5. Aspirina

Siempre se ha dicho que la aspirina, con su ácido salicílico, es muy buena para los granitos. También sirve, por tanto, para los pelos enquistados, ya que hace que salgan a la superficie. Además, es exfoliante y reduce el enrojecimiento y la hinchazón.

Solo tendrás que machacar dos pastillas de aspirina y añadir tres gotitas de agua. Remueve la mezcla y aplícala sobre los granitos, dejando actuar durante un cuarto de hora aproximadamente. Después, retira la pasta con agua templada.

Cómo extraer los pelos enquistados

Tras haber hecho alguno de los pasos anteriores, es el momento de retirar los pelos encarnados. Tendrás que hacerlo con mucha precaución si no quieres conseguir una infección.

En caso de que sean muy profundos, tendrás que acudir al médico, ya que puede que se vayan agravando conforme pasen los días. No obstante, si están casi en la superficie, solo tendrás que seguir los siguientes pasos:

  • Limpia la zona con agua templada y un jabón antibacteriano. Después seca muy bien, a toquecitos, con una toalla limpia.
  • Pon una gasa con agua caliente sobre el grano y déjala unos 5 o 10 minutos para que se abran bien los poros.
  • Toma unas pinzas de depilar y estira la piel donde se encuentra el vello encarnado. Atrápalo y sácalo con firmeza, asegurándote de arrancarlo de raíz.
  • Aplica un poco de alcohol o un producto antiséptico para que no se infecte la zona. Puedes usar aloe vera, que además te ayudará a que cure la piel más rápido.