Para que los pies no sufran es fundamental saber elegir unas zapatillas adecuadas. No es lo mismo salir a correr, caminar o ir a trabajar… ¡Toma nota!.


Loa pies son la base de nuestro cuerpo, y soportan un gran peso cuando hacemos ejercicio, sobre todo en deportes de impacto como el running. Por ello, es fundamental elegir
bien las zapatillas que vamos a usar, ya que si no brindan flexibilidad de movimiento y alta sujeción pueden ocasionar multitud de lesiones.

Te contamos qué debes valorar para elegirlas correctamente. ¡Apunta!

Peso

Si tienes en cuenta que el impacto que se crea en cada pie al correr equivale hasta 5 veces a tu peso corporal, no es de extrañar que todos esos kilómetros les pasen factura a tus zapatillas. En resumen, cuanto más pesas, más desgaste tendrán. Por ello, si eres mujer, y
tu peso sobrepasa los 75 kilos, deberás buscar zapatillas de entrenamiento con mucha amortiguación y estabilidad, mientras que si pesas menos puedes optar por modelos más ligeros.

Terreno

La superficie influye significativamente en el desgaste del calzado. Si sales a correr sobre el asfalto, la suela y el sistema de amortiguación se verán muy afectados. Si, por el contrario, corres por terrenos suaves como los senderos en el monte, la propia superficie te proporcionará mejor amortiguación y el impacto que reciban tus zapatillas será mucho menor.

Si, sencillamente, las quieres para salir a caminar o ir a trabajar, lo más importante es que sean transpirables, para evitar la humedad producida por la sudoración. Fíjate también en que que no estén fabricados con tejidos ásperos ni tengan costuras internas que puedan rozar en exceso.

Modelo

Lo recomendable es que elijas el modelo que más se adapte a tu técnica de correr o caminar. Si entrenas desde hace tiempo y no te has lesionado nunca, ya puedes prescindir de los sistemas de estabilidad y decantarte por un modelo neutro. Sin embargo, si estás empezando y todavía no controlas bien la pisada o notas que el tobillo se mueve,
necesitas un modelo que te ofrezca mucha estabilidad y sujeción para evitar que el tobillo se mueva hacia dentro y proporcionar una estructura a la parte exterior del pie.

Talla

Aunque no lo creas, es conveniente comprar las zapatillas a última hora de la tarde, cuando los pies están algo hinchados debido a la actividad de todo el día. De ese modo, evitarás que queden muy comprimidas nada mas ponértelas. Además, siempre pruébate las zapatillas de pie (no sentada), ya que el pie se ensancha cuando soporta todo nuestro peso.

La parte exterior de la suela te da pistas sobre la condición en la que se encuentran tus zapatillas. Si la suela está degradada o notas que se ha desgastado bastante, deberías cambiarlas.

68% de la población española utiliza zapatillas que no se adaptan a sus características morfológicas.