La menopausia es una etapa en la vida de la mujer en la que se producen una serie de cambios relacionados con la salud y su estilo de vida. Indasec Discreet® lo sabe bien y con el fin de ofrecer a las mujeres que se encuentran en esta etapa información de calidad que les ayude a mejorar su calidad de vida, ha contado con la farmacéutica, bióloga y experta en nutrición Paula Sáiz de Bustamante para descubrirnos qué debemos tener en nuestra rutina a partir de los 50 años.

Seguir una alimentación saludable, potenciar el consumo de ciertos alimentos y evitar otros, es clave para sentirse bien. Además, la alimentación tiene un papel fundamental a la hora de paliar ciertas carencias que se producen por la bajada de los estrógenos y que aumentan el riesgo de pérdida ósea y osteoporosis, el aumento de peso y la incontinencia urinaria.

Salud ósea

Calcio y vitamina D son los dos nutrientes estrella en esta etapa para tener unos huesos saludables. Es importante consumir entre 1000-1200 mg de calcio diarios, a través de productos como los lácteos, que se absorben muy bien. También debemos estar pendientes de la vitamina D, porque no solo influye en nuestra salud ósea, sino que también favorece el desarrollo de masa muscular. Esto es muy importante si tenemos en cuenta que a partir de los 50 años perdemos un 1% de masa muscular al año. Los pescados grasos, los huevos y las setas y champiñones son muy buenas opciones.

También hay que destacar el papel de la vitamina C. “Pimiento rojo, fresas y cítricos en general son buenos aliados. 2 kiwis o 150 g de fresas te ayudarán a alcanzar los 120 mg recomendados de esta vitamina”, señala Paula. Sin olvidar los alimentos proteicos, como pescado, carne magra y quesos bajos en grasa, que combaten la pérdida de masa muscular.

El peso y el envejecimiento

El aumento de peso es uno de los temas que más preocupan a esta edad. Al producir menos estrógenos, nuestro cuerpo quema menos energía e, inevitablemente, comiendo lo mismo y manteniendo la misma actividad, engordamos. De forma que “si se necesitan menos calorías, pero se sigue comiendo lo mismo, se produce una acumulación de grasa, especialmente en la zona abdominal, y más grasa visceral”, apunta la experta.

La clave para mantener el peso a raya reside en consumir alimentos ricos en nutrientes pero que aporten menos calorías, como el conejo, el marisco o los espárragos verdes, y, por supuesto, aumentar la actividad física para elevar el gasto energético. Respecto al envejecimiento, los antioxidantes (aceite de oliva virgen, nueces, frutas, hortalizas…) se convierten en nuestros mejores aliados. Un truco a la hora de configurar nuestro menú: cuanto más color pongas en el plato más antioxidantes tendrá.

Cómo puede ayudar la alimentación a las personas con pérdidas leves de orina

El desequilibrio hormonal y el proceso de envejecimiento, unidos al debilitamiento de los músculos abdominales, pueden desencadenar en la famosa incontinencia urinaria. Desde el punto de vista de la alimentación, es fundamental controlar el estreñimiento.

¿Cómo? Aumentando el consumo de fibras vegetales (manzanas, cebollas, trigo…), hortalizas y legumbres. También hay ciertos alimentos que pueden ayudarnos, como las semillas de calabaza, que aumentan el nivel de estrógenos, o las semillas de soja por sus fitoestrógenos. Otro aspecto fundamental es controlar el peso, ya que éste aumenta la presión intraabdominal, favoreciendo la incontinencia. Por otro lado, es importante evitar los picantes, la cafeína y el alcohol.

Llevar una dieta saludable, realizar ejercicios para fortalecer el suelo pélvico y utilizar los productos adecuados, como las compresas de incontinencia, te ayudarán a llevar una vida plena y sin limitaciones.

indasec

Y ahora puedes probar gratis los nuevos y mejorados productos de Indasec Discreet® en esta web: indasecpruebalogratis.es