El digestivo y depurativo más natural. Posee un alto contenido en fibra, que combate el estreñimiento y limpia y depura tanto el hígado como los riñones.


Desde hace miles de años, la alcachofa se ha utilizado como alimento, pero también como remedio medicinal. De hecho, tiene numerosos beneficios para la salud, entre ellos su capacidad depurativa, antioxidante y digestiva. En nuestro país, hoy, se cultiva mayoritariamente en la huerta murciana, Alicante y el Valle del Ebro.

Su principal componente es el agua, con un 85%, seguido de hidratos de carbono y su aporte calórico está en torno a las 22 calorías por 100 gramos, por lo que está recomendada para las personas que quieran perder peso. Es muy rica en fibra, minerales y vitaminas A y C, que destacan por su poder antioxidante y antiinflamatorio. El carbohidrato principal de la alcachofa es la inulina, muy tolerada por los diabéticos.

Combate el colesterol

Este alimento es ideal para aquellas personas que tienen alto tanto el colesterol como los triglicéridos, ya que posee cinarina, una sustancia cuya función es evitar la síntesis de endógena de colesterol y lípidos a la vez. Y no solo eso, al ser ricas en potasio y fibra y tener propiedades diuréticas, favorece la eliminación de líquidos del organismo y disminuye la tensión arterial.

Te sacia

Gracias a su composición, su efecto diurético y sus bajas calorías, la alcachofa se convierte en un magnífico aliado para aquellas personas que deseen perder peso. Además, sus fibras vegetales absorben el agua del estómago, aportando una gran sensación de saciedad, por lo que es muy indicada para quienes les cuesta controlar el apetito.

Depura hígado y riñones

En ocasiones, el exceso de alcohol y proteínas de origen animal acaban pasando factura al hígado. Alimentos como la alcachofa junto con otros como la berenjena, las endivias o el rábano destacan por su capacidad de regular la formación y salida de la bilis. Por ello, está muy indicada para quienes sufren enfermedades funcionales y orgánicas del hígado y la vesícula biliar.

Para evitar futuros problemas en los riñones o mejorar la calidad de vida de personas que padecen de enfermedades renales, las alcachofas junto con otras verduras que posean propiedades diuréticas, ejercen una gran función reguladora que favorecen la eliminación de agua y sustancias de desecho de los riñones.

Contra el estreñimiento

Al tener un mayoritario porcentaje de agua y ser rica en fibra , otra de sus cualidades digestivas es actuar como laxante natural y aliviar los dolores de abdomen causados por el estreñimiento. Esta verdura combate la retención de líquidos y estimula la musculatura del intestino

¡A cocinar!

Se pueden tomar rehogadas, hervidas, en ensalada a partir de una conserva o directamente en infusión. El truco para que de verdad estén tiernas es dejarlas prácticamente solo su corazón, que conservsd asda intactas sus propiedades.

Si es violeta, viene de la Provenza

Tiene forma de cono y como su nombre indica, destaca por su color morado. Procede mayoritariamente de Italia y Francia y en España es más difícil de encontrar.

Esta variedad se caracteriza por su gran tamaño y su color. Tanto la violeta como la estándar, la mejor época de su consumo es de octubre a marzo. Es muy importante guardarlas en el refrigerador para que se conserven bien.

La receta: Tarta de alcachofas con jamón

Ingredientes:
Masa:
250 gramos de harina
125 gramos de mantequilla
1 cucharada de agua
1 huevo grande
1/2 cucharadita de sal

Relleno:
10 alcachofas, 75 gramos de jamón, piñones, aceite de oliva, sal y pimienta.

Preparación:
Para la masa, mezclar la harina con la sal y la mantequilla y cuando tenga textura, el huevo. Dejarla reposar en la nevera y extenderla en un molde. Hornear a 190ºC durante 20 minutos.

Relleno: Limpiar las alcachofas y dejar solo el corazón, colocarlas en el cazo y confitarlas a baja temperatura. Cuando estén blandas, escurrirlas, salprimentar y rellenar la tarta. Freír los piñones, tostar el jamón y servir la tarta.