Puedes hacer en casa mascarillas naturales de aloe vera, que son muy fáciles de preparar y dejarán tu piel increíble gracias a todas las propiedades que posee la planta.


En lo que a plantas medicinales se refiere, el aloe vera o la sábila es una de las más beneficiosas para nuestro organismo. No solo es un gran cicatrizante natural, sino que también es perfecto para la piel porque tiene propiedades antisépticas, que son buenas para limpiar el rostro y eliminar células muertas.

Es hora de que, si no lo has hecho ya, inviertas en una planta de aloe vera, ya que podrás usarla como cosmético. Si no, siempre puedes usar un gel de aloe vera puro y se verá tu piel hidratada, radiante y perfecta.

Beneficios del aloe vera para la piel

El aloe vera sirve para hidratar en profundidad y regenerar la piel, combatiendo el envejecimiento prematuro. Esto no quiere decir que solo sea beneficioso para personas de edad avanzada: también es muy útil en pieles acnéicas, en estrías, en quemaduras solares o en zonas secas. Estos son todos los beneficios que tiene el aloe vera en tu piel:

  • Es un gran hidratante natural, que actúa previniendo la deshidratación e hidratando la sequedad de la piel, porque es capaz de llegar a las capas internas y nutrir todos sus tejidos. Además, retiene la humedad de la piel para evitar que se seque.
  • Es un ingrediente muy astringente, por lo que nos ayuda a realizar limpiezas profundas. Desobstruye los poros, los limpia en profundidad y elimina la suciedad acumulada que motiva la aparición de puntos negros y granitos.
  • Por esto mismo, por sus propiedades astringentes, antibacterianas, limpiadoras y regeneradoras, es un gran tratamiento contra el acné. Calma la piel, la dehincha y previene la aparición de brotes de granitos.
  • Es un gran antioxidante, protegiendo la piel de los agentes radicales libres que provocan el envejecimiento. Hace que se produzca más colágeno, de modo que la piel estará más flexible y elástica, y prevendrá las arrugas y las líneas de expresión.
  • Si lo mezclas con otros nutrientes como la vitamina C o la E, atenuarás las manchas que aparecen en la piel por el sol o por el envejecimiento.
  • Proporciona alivio a la piel irritada, la desinflama y la refresca, siendo muy efectiva para tratar eccemas, psoriasis, dermatitis…

Hacer mascarillas caseras de aloe vera

En caso de que compres el gel de aloe vera, fíjate siempre en que sea lo más puro posible y que no contenga perfume, ya que el alcohol irritará tu piel.

Si quieres hacer una mascarilla de aloe vera en casa, es recomendable que tengas la planta de sábila, ya que podrás cortar hojas y utilizarlas siempre que tu piel lo necesite. Para ello, tienes que seguir las instrucciones de alguna de las siguientes, o ¡puedes probar todas!

1. Mascarilla de sábila y limón

El limón es un ingrediente muy efectivo para combatir los granos y las impurezas. Además, revitaliza la piel y le da un aspecto fresco y radiante. Mezclando los dos ingredientes conseguirás atenuar las manchas del rostro y unificar el tono.

Para prepararla, necesitas una hoja de aloe vera y un limón. En primer lugar, extrae la pulpa de la hoja de aloe vera con una cuchara (evita que sea de metal, pues este material puede alterar la composición del aloe). A continuación coloca la pulpa en un recipiente de madera o de plástico, y añade el zumo de un limón. Mezcla muy bien hasta que ambos ingredientes se hayan integrado por completo. Aplica el mejunje en tu rostro con una brocha con movimientos circulares (también puedes extenderlo hasta el cuello y el escote) y deja reposar unos 20 minutos. Por último, aclara con agua templada.

2. Mascarilla de aloe vera y miel

Esta mascarilla regula el pH de tu piel y ayuda a combatir el acné y previene la aparición de brotes futuros. Sus componentes antioxidantes y antibacterianos consiguen reducir la grasa de la piel, pero sin deshidratarla ni resecarla.

Si optas por esta mascarilla, necesitarás media taza de gel de aloe vera y dos cucharadas de miel. Mezcla ambos ingredientes y limpia muy bien la piel de tu rostro para que no queden residuos de contaminación ni de maquillaje antes de aplicarla. Extiéndela por las zonas del rostro donde tengas más granitos, ayudándote con una brocha. Deja actuar durante unos 30 minutos y, pasado ese tiempo, retírala con agua templada. Puedes volver a hacer el proceso cada dos días, ya que no es dañino para tu piel.

3. Mascarilla de aloe vera contra las arrugas

Conseguirás un tratamiento antiedad único y casero con una mascarilla de aloe vera, pepino, leche y miel. Es especialmente útil para reducir las arrugas del rostro y prevenir futuras líneas de expresión precoces. Obtendrás como resultado una piel rejuvenecida, hidratada y radiante.

Necesitas mezclar la pulpa de una hoja de aloe vera, medio pepino pasado previamente por la licuadora, dos cucharadas de miel y un poco de leche. Cuando tengas una consistencia algo líquida y bien integrada, debes aplicarla en tu rostro con una brocha. Tras dejarla actuar durante 30 minutos, retírala con mucha agua templada o fría, y verás que tu piel está mucho más renovada.

4. Mascarilla de aloe vera para las manchas

Combinando las propiedades de la sábila con las del agua de rosas, podrás combatir las manchas de la cara y tener un tono mucho más equilibrado y bonito. El agua de rosas limpiará la piel en profundidad, la tonificará, la suavizará y la rejuvenecerá.

Tienes que mezclar en un recipiente tres cucharadas de gel de aloe vera y cinco cucharadas de agua de rosas. Cuando tengas una mezcla homogénea, aplícala sobre el rostro con una brocha. Pasados 30 minutos, retírala realizando masajes circulares y echándote agua templada. Repite el proceso unas dos o tres veces por semana.

5. Mascarilla de aloe vera exfoliante

Mezclando el aloe vera con azúcar, podrás exfoliar tu piel y eliminar las células muertas gracias a lo gránulos del azúcar.

Pon en un recipiente una cucharada de azúcar, el gel de una hoja de aloe vera y una cucharada pequeña de zumo de limón, que ayudará a reducir la grasa de tu piel. Antes de aplicar la mezcla sobre tu piel, humedécela con un poco de agua. Aplica la mascarilla realizando masajes circulares, déjala actuar durante unos 10 minutos y límpiala con agua templada.

6. Mascarilla de aloe vera para pieles secas

El aceite de oliva es un potente hidratante natural, así que combinado con el aloe vera, nutrirá las capas más profundas de la dermis, evitando que se sequen. Además rejuvenece y da luminosidad al rostro.

Para esta mascarilla tienes que mezclar dos cucharadas de pulpa de aloe vera con una yema de huevo, una cucharada de yogur natural y una cucharada de aceite de oliva. Mezcla muy bien y limpia la cara antes de aplicar la mascarilla. Pon la mascarilla por todo el rostro con una brocha y retírala con agua templada o fría cuando hayan pasado 20 o 30 minutos.