Te traemos los mejores remedios caseros con los que podrás eliminar las hemorroides externas de forma rápida.


Las hemorroides o almorranas externas es la inflamación de las venas o tejidos de la zona anorrectal. Sus motivos pueden ser múltiples: desde los esfuerzos hechos por el estreñimiento hasta el embarazo, pasando por la genética.

Cuando esta zona del pueblo sufre una presión excesiva, es porque las hemorroides se han visto afectadas y aparecen incluso otro tipo de síntomas. Normalmente, aunque existen medicamentos y pomadas para tratarlas, también podemos aliviar el dolor y la incomodidad con remedios caseros que desinflamarán las hemorroides rápidamente. Te enseñamos cómo hacerlo de manera rápida y eficaz.

Cómo aliviar las hemorroides externas

Este tipo de hemorroides se suelen manifestar como bultos pequeños que pican y duelen al trombosarse, llegando incluso a sangrar si se ulceran. A pesar de todo, son las más fáciles de detectar y curar, y sumando su tratamiento a medidas higiénicas, alimentarias, de medicina natural y productos farmacológicos, podrás eliminarlas de inmediato.

Para evitar las hemorroides externas, lo más aconsejable es que mantengas una dieta equilibrada para evitar el estreñimiento y mantener un intestino debidamente regulado. Para ello:

  • Toma mucha agua y alimentos como cereales, pan integral, fruta y verdura, ya que son ricos en fibra y te ayudarán a ir al baño con regularidad.
  • Haz deporte a diario. Es importante que no lleves un tipo de vida sedentaria y que mantengas tu peso a unos niveles normales.
  • Para ablandar las heces y regular el intestino, puedes tomar algún suplemento de fibra.
  • Mezcla agua templada con infusiones de plantas medicinales como la vid roja, el hamamelis, Ginkgo biloba o ciprés, y haz baños de asiento.
  • Tras las deposiciones, evita usar papel higiénico, ya que es muy agresivo con tu piel. Mejor utiliza agua o toallitas sin alcohol, como las toallitas para bebés.
  • Extiéndete cremas de corticoides y anestésicos locales.
  • Toma analgésicos o antiinflamatorios naturales en caso de que sientas dolor.
  • Los complementos a base de biflavonoides mejorarán tu circulación y el tono venoso, evitando así la aparición de almorranas externas.
  • Toma infusiones de manzanilla, castaño de indias o arándanos. Favorecerán tu circulación.
  • Para limpiar la zona, emplea jabones neutros o íntimos que sean específicos para la zona y que no la irriten. Puedes utilizar esponjas naturales.
  • Aplica hielo en la zona si sientes picor, dolor o inflamación.

Cómo evitar las hemorroides externas

Para algunas personas las almorranas externas pueden llegar a ser muy dolorosas, y se preguntan cuál es el motivo de que aparezcan. Normalmente, suele ser por alguna (o varias) de las siguientes razones:

  • Estar muchas horas sentado.
  • Exceso de tensión en la defecación.
  • Escasa higiene.
  • Alargar el tiempo que pasamos sentados en el váter.
  • Comer alimentos demasiado picantes o salados.
  • Estar estreñido un largo período de tiempo.

En caso de que tengas que permanecer muchas horas al día sentado por tu trabajo, procura levantarte cada poco tiempo para estirar las piernas y que circule la sangre. Además, deberías hacer ejercicio siempre que puedas, de modo que prevendrás las hemorroides. Evita también leer o estar con el móvil mientras estás en el váter, ya que de este modo alargarás el tiempo más de lo necesario.

Los extremos no son buenos, y aquí tampoco: tienes que evitar tanto el estreñimiento como la diarrea. Para el primer caso, tienes que consumir muchos alimentos ricos en fibra y evitar las harinas blancas y los lácteos. Para evitar la diarrea, prueba el kuzu, que combate la acidez, incentiva las bacterias digestivas beneficiosas, desinflama el intestino y corta las diarreas.

También es importante que consumas café, picante y sal lo menos posible, ya que son alimentos que suelen provocar las hemorroides externas. En su lugar, consume más alimentos como el ajo, que es un gran antiinflamatorio natural. Además, debes mantener limpia la zona.

Cómo combatir las hemorroides con remedios naturales

Existen antiinflamatorios naturales que puedes utilizar en lugar de pomadas, que por lo general poseen una gran cantidad de elementos químicos innecesarios. Con estos remedios caseros eliminarás las almorranas enseguida.

  • Ajo: es tremendamente efectivo y bueno para limpiar los intestinos y para aliviar las hemorroides. Tienes que hervir 5 dientes de ajo durante 10 minutos, machacarlos y dejarlos que se enfríen. Con el puré debes hacer una especie de masa para aplicarla en la parte externa del ano, aunque también puedes introducirlo en el recto (como si de un supositorio se tratase) ayudándote con un poco de lubricante o aceite de coco, y dejarlo actuar durante toda la noche. Después, con el propio movimiento del intestino, lo eliminarás. Puedes hacer esto hasta tres veces cada semana.
  • Aloe vera: primero debes extraer la pulpa o el gel del aloe vera, que se consigue de las hojas. Cuando lo tengas, aplícalo en el ano para aliviar el dolor y para reconstituirlo. Tienes que cortar una hoja entera, desde el tallo, y abrirla por la mitad para extraer todo el gel con una cuchara (evita que sea de metal, ya que altera la composición). Aplica el gel con los dedos y lávate muy bien las manos después.
  • Compresas frías: son muy buenas para desinflamar las hemorroides de forma rápida. Para ello, utiliza un paño de algodón nuevo o hierve alguno que ya tengas para esterilizarlo. Después mójalo en agua fría y ponlo en el congelador para que el frescor dure más tiempo. A continuación, colócalo sobre la inflamación durante unos 10 minutos. Ten cuidado, porque el frío te puede quemar la delicada piel de la zona, así que te recomendamos que coloques una tela entre la compresa y el ano.
  • Infusiones de plantas: la cola de caballo o la manzanilla, entre otras, son unos grandes antiinflamatorios naturales. Mejoran la inflamación de las hemorroides externas. Puedes tanto ingerirlas como aplicarlas en la zona humedeciendo un paño.

Por último, es realmente necesario que sepas que, si los síntomas o el sangrado persiste, debes acudir a un médico, ya que podría tratarse de algo distinto y más grave que las hemorroides. Evita también la automedicación y sigue las indicaciones de algún especialista en todo momento.