Con la llegada del verano tendemos a sudar más. Y, aunque es una función natural del cuerpo, muchas veces el miedo al mal olor llega a agobiarnos. Te contamos cómo combatirlo.


El sudor excesivo es un problema que suele verse incrementa con las altas temperaturas, aunque lo cierto es que muchas personas sufren este problema durante todo el año. Si es tu caso, no te preocupes, tiene solución.

¿Qué es el sudor?

La sudoración es un proceso fisiológico totalmente natural y necesario a través del cual las glándulas sudoríparas liberan líquido (95% agua y 5% sustancias como el cloruro sódico). Su principal función consiste en regular la temperatura corporal para evitar descompensaciones y otros problemas.

¿Por qué genera mal olor?

En general, el sudor por sí mismo no huele. Sin embargo el que más preocupa es el sudor que desprende olor desagradable. En este caso, el olor lo crean las glándulas apocrinas, que generan un sudor compuesto por lípidos, feromonas y desechos metabólicos, que lo transforman en una sustancia más densa que, en contacto con las bacterias, reacciona y es cuando produce el mal olor.

¿Qué se puede hacer?

  • Evita las grasas
    Una de las causas de la sudoración es la acumulación de grasas. Para evitarlo, modera el consumo de alimentos grasos como el chocolate, los embutidos, el queso, el alcohol… Además, recuerda que beber agua fría ayuda a regular la temperatura y, por tanto, a sudar menos. Procura tomar al menos 2 litros al día.
  • Mantén a raya el estrés
    Cuando sientes ansiedad o vives un momento de estrés, se acelera la respiración y el ritmo cardíaco. En consecuencia, el mayor bombeo de sangre y consumo de energía tienen como resultado un aumento del calor y de la sudoración.
  • Usa ropa holgada
    Las prendas fabricadas con fibras sintéticas hacen sudar más. Lo más  recomendable es usar ropa de algodón o de lino holgada para que la piel transpire y el sudor se evapore de forma natural.
  • Ojo con el desodorante
    No utilices desodorantes con aromas si tu sudor huele. Lo mejor es optar por uno en barra y transparente, para evitar manchar la ropa. Aplícalo siempre después de lavarte y secarte bien.