Cómo combatir el estrés y sus consecuencias

El estrés o la ansiedad, puede provocar o desencadenar distintas enfermedades que empeoren tu calidad de vida. Causan muchas enfermedades que hay que controlar y poner remedio, toma nota!

EL estrés es un proceso natural del cuerpo humano que genera una respuesta automática ante situaciones agobiantes que pueden desencadenar en enfermedades y trastornos psicológicos. Pone al cuerpo en un estado defensivo que es prolongado y constante. Es un estado de miedo que provoca preocupación y ansiedad.

TE CAUSARÁ...

  • Molestias digestivas: Gastritis, colón irritable, cólicos, diarreas... Se debe a que se genera mucha tensión en la boca del estómago, lo cual va generando el desgaste de esta zona provocando inflamación. Una de las señales más comunes es que su aparición se da esporádicamente, sin motivo aparente.
  • Migrañas: Están asociadas al estrés. Esto sucede porque al elevar la presión arterial, afecta a nuestro cerebro. Puede alterar también ciertos sentidos como el olfato, el gusto o incluso puede llegar a desencadenar problemas de visión como la miopía o el astigmatismo, entre otros, ya que nos cuesta fijar la mirada.
  • Ataques de virus: Facilita la aparición de virus en nuestro cuerpo, ya que el sistema inmunológico de tu cuerpo se ve duramente disminuido, dejando vía libre a que el virus invada tu cuerpo.
  • Dolores articulares: La aparición de desgarres o contracturas también puede ser debido al estrés, que se acumula en las articulaciones y músculos relacionados con el movimiento. Pueden derivar en problemas más graves artritis o artrosis.
  • Trastornos psicológicos: El estrés no solo ataca a nuestro cuerpo, sino también a la mente. Es una de las afecciones más comunes. La depresión, la ansiedad, la neurosis o los ataques de pánico son algunas de ellas.

La naturaleza esconde remedios que actúan como un bálsamo calmante

El ritmo de vida que llegamos nos agota, pero al llegar a la cama, no hay manera de conciliar el sueño. El estrés y las preocupaciones te están jugando una mala pasada. Hay plantas y remedios naturales que te pueden ayudar sin acusar los efectos secundarios que tienen los medicamentos químicos. Puedes aprovechar sus beneficios tomándolas en infusión, o bien en complejos nutricionales preparados que recogen todos los beneficios de estas plantas en una sola cápsula. ¡Y a descansar!

  1. Valeriana. Los ácidos valéricos y los valepotriatos han demostrado un efecto directo a la hora de relajarse. Además mejora la calidad del descanso.
  2. Lechuga. La lactucina que tiene la lechuga favorece el sueño, especialmente tomada en infusión caliente. Ten cuidado si la tomas cruda, porque genera gases que pueden dificultar la digestión y de paso, interrumpir el tiempo de descanso.
  3. Pasiflora. Los alcaloides y flavonoides que posee esta planta son los responsables de los efectos sobre el sueño, restaurándolo de forma progresiva y gradual.
  4. Melisa. Además del potente efecto sedante posee una acción ligeramente antidepresiva.
  5. Tila. Su aceite esencial contiene parmesol que es un buen sedante y espasmolítico. Actúa en casos de nerviosismo, ansiedad e insomnio.
  6. Lúpulo. Además de utilizarse para dar el sabor amargo a la cerveza, el lúpulo tiene un efecto sedante suave y aunque no existen ensayos clínicos en esta afección, diversos estudios prueban que es efectivo en el insomnio, combinándola con otras plantas relajantes.

¿Y en la piel? ¿Cómo afecta el estrés?

También tiene un efecto negativo en tu piel ya que ocasiona descamaciones, escozor, sequedad y picazón, incluso puede llegar a provocar urticaria, aparición de ronchas rojizas o rosadas que producen fuertes picores e inflamación en la zona afectada, que se genera por la liberación de la histamina, la hormona responsable de la erupción de urticaria. Esta se libera cuando el sistema inmunitario sufre un desequilibrio hormonal causado por el estrés

Si quieres actualizar tus preferencias de consentimiento haz click en el siguiente enlace