Oficialmente, nos hacemos mayores como consecuencia de los cambios que se producen en nuestro organismo por el paso del tiempo. Envejecer es parte de nuestro ciclo de vida, sin embargo el proceso puede acelerarse o retrasarse dependiendo de cómo tratemos a nuestro cuerpo cada día. El envejecimiento no se debe solamente a nuestros genes, como pensábamos hasta ahora, sino también a nuestra forma de vida y a nuestra manera de no cuidarnos.

Por ello, aunque los genes son considerados principalmente factores no modificables, existen otros factores que sí tienen que ver con nuestro estilo de vida y que que sí se pueden alterar en función de lo que hacemos en nuestro día a día. Veamos algunos de estos factores que tienen que ver con nuestro estilo de vida y que aceleran el envejecimiento de nuestro cuerpo:

  1. Acumular esos kilos de más que hemos ido ganando año tras año es tener residuos en nuestro cuerpo que impiden realizar las tareas para mantener al organismo en plena forma. No es cierto que sea normal ganar más kilos con la edad, pero sí es verdad que el cuerpo no reacciona de la misma manera a los 15 años que a los 50. Todo lo que el organismo no puede procesar lo acumulará en forma de grasa en nuestro cuerpo propiciando la inflamación del organismo y con ello el envejecimiento. Cuanto mayores sean los niveles de inflamación, menor la regeneración de células y adiós antiaging.
    cuerpo-de-mujeres-a-los-50
  2. Seguir una dieta no equilibrada y con exceso de azúcares hace que las proteínas que se encuentran en las células cambien su estructura y produzcan más material desechable que se acumula en las partes menos deseadas de nuestro organismo. Esto originará arrugas en la piel, en nuestra parte visible, y arterias dañadas por acumulación de azúcar en sangre, en nuestra parte interna. La comida y la bebida tienen un componente emocional del que no somos conscientes ni nos damos cuenta y el estrés y la ansiedad solemos canalizarlo comiendo en exceso.
  3. Tampoco ayuda a nuestro cuerpo estar continuamente a dieta.
    La ‘dieta mágica’ que venías haciendo de repente ha dejado de funcionar y no te explicas el porqué. Pues te diré que no funciona porque tu cuerpo está agotado debido a todas las dietas a las que le has sometido, has destrozado su flora bacteriana y lo que es peor has activado el ‘modo supervivencia’. Con todo esto sobre la mesa, tu cuerpo no sabe a qué atenerse y empieza a acumular grasa de una manera desesperada. ¿Te has parado a pensar por qué te ha salido tripa últimamente? A lo mejor es que tu cuerpo está pidiendo ayuda de una forma desesperada.
  4. ¿Has dejado de beber agua porque no tienes sed?
    Pues sin agua estancamos al cuerpo privándole de un elemento que necesita para seguir en plena forma. El cuerpo humano se compone en un 65% de agua y este porcentaje se va reduciendo a medida que cumplimos años. Si al quitarte los calcetines encuentras marcas en la piel, es un signo claro de retención, de falta de agua. Las ojeras muy marcadas y los pliegues bajo los ojos pueden ser también un claro síntoma de que tu organismo está pidiendo agua a gritos.
    mujeres
  5. Creer que podemos y debemos llegar a todo.
    ¿Te criaste en la era de las mujeres superwoman completamente implantado en tu cerebro? Los síntomas que te detallo a continuación entonces te serán muy familiares:

    Te encargas de todo.

    No delegas nada.

    Piensas que nadie te ayuda pero tampoco dices exactamente en qué te pueden ayudar.

    No permites mostrarte débil ante nadie.

  6. No moverte. Llegas tan agotada por la rueda del trabajo, los niños, la casa, tus padres que lo único que deseas es tumbarte en el sillón a descansar. Sin embargo, debes saber que movernos tiene consecuencias positivas para nuestro cuerpo. Los últimos estudios de prevención del Alzheimer y otras enfermedades vasculares le están dando al movimiento y al ejercicio un papel esencial en la prevención de las mismas. Un cambio en tus hábitos y en tu estilo de vida hará que retrases o adelantes el proceso de envejecimiento

Y cómo cambia tu mente…

Si tienes 50 años o estás a punto de cumplirlos ha llegado el momento de plantearte si la vida que tienes ahora es la que soñabas y la que te mereces vivir.

  • Si llevas toda la vida cuidando a los demás, padres, hijos, amigas… te mereces un tiempo para ti. Tu cuerpo y tu salud mental te lo agradecerán.
  • Entiende los 50 años como tu segunda adolescencia. Recupera las ilusiones que dejaste atrás.
  • Acéptate tal y como eres. Has llegado hasta aquí. Es la única forma de avanzar en tu nuevo estilo de vida.
  • Cuídate, mímate. Te lo mereces.

En 50 a mis espaldas y a mí me importa un bledo, Tania Martínez te cuenta el método para mejorar tu vida, sentirte joven y volver a ilusionarte ahora que cumples 50 años. Compra aquí.

50 a mis espaldas

¿Cuál es el elixir de la eterna juventud?

Es el llamado óxido de nitrato. Este ‘caviar antiaging’ lo fabrica tu propio organismo y permite dilatar las arterias e incrementar el flujo sanguíneo dándote ese color sonrosado en las mejillas. ¿Cómo? Moviéndote cada día. Si no eres aficionada al deporte comienza caminando 30 minutos cada día.