La vitamina D ha estado en boca de todos durante el último año, y es que es muy importante para vencer a la Covid-19. Te enseñamos cómo aumentar tus niveles de esta vitamina.


Cada vez nos percatamos más de lo importante que es la vitamina D para nuestro organismo. Los estudios lo revelan: más de la mitad de la población de todo el mundo tiene unos niveles bajos de vitamina D, y España no se queda atrás. De hecho, este último año se han hecho investigaciones en torno a esta vitamina y la Covid-19, y es que puede evitar la propagación del virus.

La vitamina D actúa como una hormona vital para nuestro organismo, ya que tiene propiedades inmunomoduladoras que pueden disminuir la carga viral de los enfermos de Covid-19 y frenar los contagios.

Por qué es tan importante la vitamina D

La vitamina D es muy importante para nuestros huesos y, en general, para nuestro organismo, ya que se encarga de varios procesos del sistema inmunitario, digestivo, circulatorio y nervioso.

Además, la vitamina D previene enfermedades como la depresión, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer. Es una vitamina indispensable para tener una buena salud, ya que ayuda a absorber el calcio de los alimentos (por eso contribuye a la salud de nuestro sistema óseo) y es muy importante para el sistema muscular, ya que con ella se contribuye al buen movimiento de los músculos y a que los nervios transmitan correctamente los mensajes entre el cerebro y las partes del cuerpo.

En caso de que se tengan unos niveles bajos de vitamina D, nuestro sistema inmunológico apenas podrá combatir infecciones provocadas por microorganismos, ya sean virus o bacterias. También se perderá densidad ósea, pudiendo sufrir osteoporosis y fracturas.

El cuerpo produce la vitamina D cuando le da la luz solar directa. Y aunque en España tenemos muchas horas de luz, puede que entre el trabajo y las obligaciones, no tengas tiempo de tomarlo un ratito. Por eso te mostramos algunos alimentos que puedes ingerir para suplir la falta de vitamina D.

Alimentos que contienen vitamina D

Como hemos mencionado, el sol juega una carta fundamental a la hora de que nuestro cuerpo produzca la vitamina D. Por tanto, la vitamina D de nuestro organismo dependerá, entre otras cosas, de la estación en la que nos encontremos, la latitud, la hora del día y la pigmentación de nuestra piel.

Unas pieles, según si son más claritas o menos, son más tolerantes al sol o menos. Pero en cualquier caso todas necesitan un protector solar cuando van a ser expuestas al sol. El protector nos protege y es indispensable, ya que nos evitará problemas como el cáncer de piel. Eso sí, al usar el protector, disminuirán los niveles de vitamina D que penetran en nuestro cuerpo. Entonces es cuando debes consumir los siguientes alimentos:

  • Leche y cereales fortificados.
  • Pescados grasos, como la caballa, el salmón, el atún o las sardinas.
  • El hígado vacuno, la yema de huevo y el queso.
  • Los hongos, que aportan vitamina D al ser expuestos a la luz ultravioleta del sol.
  • Las bebidas vegetales tales como la soja, la avena, etc.
  • Yogures y margarinas.

Toma suplementos

La vitamina D, además de en el sol y en los alimentos que hemos listado, también puede encontrarse en algunos complementos multivitamínicos. Con ellos mejorarás la salud de los huesos.

Antes de empezar a consumir este tipo de suplementos, es aconsejable que contactes con tu médico para que te recomiende los suplementos dietéticos que más se ajusten a tu organismo y a tu estilo de vida. Además, te dará información sobre las dosis diarias y las contraindicaciones en caso de que las hubiera.

Unos de los suplementos vitamínicos más consumidos para aumentar la vitamina D del organismo son los de aceite de hígado de bacalao. No obstante, funcionan como un complemento: tendrás que consumir, además, los alimentos que hemos mencionado y tomar un poquito el sol para que estos suplementos funcionen a la perfección.

Toma el sol

Nuestro organismo produce un compuesto del colesterol que, al exponerse al sol, produce vitamina D. Si tu piel es más oscura, puedes pasar más tiempo al sol, ya que la melanina inhibe la producción de vitamina D. Si tu piel es más clara, exponte menos tiempo, y siempre hazlo con protección solar.

Puedes pasar entre 8 y 15 minutos al sol al día, pero si excedes ese tiempo, utiliza el protector solar. Hazlo sobre todo en los días que vayas a pasar tiempo al aire libre, ya que sin darte cuenta, se te pegará el sol.

Para qué es beneficiosa la vitamina D

Se han hecho muchas investigaciones acerca de la vitamina D y se ha concluido que trata afecciones específicas como:

  • Covid-19: se ha comprobado que tener unos buenos niveles de vitamina D reduce la mortalidad de la pandemia.
  • Cáncer: la vitamina D contribuye a prevenir algunos tipos de cáncer, sobre todo si se toma junto a un suplemento de calcio.
  • Trastornos hereditarios: la hipofosfatemia familiar es un trastorno que imposibilita absorber o procesar la vitamina D. Sin embargo, podemos contraatacarlo con algunos suplementos de esta vitamina.
  • Salud cognitiva: la vitamina D está directamente relacionada con la salud cognitiva, y es que los alimentos ricos en vitamina D la mejoran y ayudan a tratar problemas como la demencia.
  • Osteomalacia: esto es el dolor de huesos, la debilidad muscular y el reblandecimiento de los huesos. Si se tienen unos niveles bajos de vitamina D, se perderá el contenido mineral óseo.
  • Psoriasis: existen algunas cremas que incluyen vitamina D entre sus ingredientes y que son perfectos para tratar enfermedades tópicas como la psoriasis.
  • Raquitismo: es una afección que ya casi nadie padece, pero que se combate con suplementos de vitamina D, sol y alimentos.
  • Osteoporosis: la vitamina D y la ingesta de calcio hará que los huesos se mantengan fuertes y que se prevenga el riesgo de sufrir fracturas.
  • Esclerosis múltiple: consumir suplementos de vitamina D a largo plazo reduce el riesgo de padecer esclerosis múltiple.

No obstante, ningún exceso es bueno, y el de vitamina D tampoco. Si hay una sobreabundancia de vitamina D en nuestro organismo, se puede producir:

  • Debilidad.
  • Estreñimiento.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Confusión y desorientación.
  • Pérdida de peso.
  • Falta de apetito.
  • Daño renal.
  • Problemas cardíacos.

Debes tomar vitamina D en su medida correspondiente para que tu organismo la absorbe correctamente y te puedas mantener sano y con un sistema inmunitario fuerte. El médico te aconsejará cuál es la mejor dosis para ti.