Durante toda nuestra vida intentamos cuidarnos todo lo posible, tanto haciendo ejercicio como comiendo de manera saludable. Pero, ¿realmente sabes lo que le pasa a tu cuerpo cuando realizas ejercicio habitualmente? ¿Cuál es la dosis recomendada de horas semanales? Resolvemos estas y otras cuestiones en este post.

Beneficios de realizar ejercicio para el organismo
La OMS recomienda que toda persona adulta, siempre que sea factible y no haya contraindicaciones médicas, debe realizar como mínimo 150 minutos semanales de ejercicio aeróbico de intensidad moderada o, en su defecto, 75 minutos de alta intensidad. También puedes combinar dosis moderadas de ambos de manera que, si duplicas la cantidad, puede reportar todavía más beneficios sobre tu organismo.

Beneficios biológicos
⇒ Beneficios para el cerebro. Realizar ejercicio regula el aumento en la vascularización y la
circulación sanguínea, estimula la reparación y el crecimiento de nuevas neuronas, reduce el estrés oxidativo y ayuda a eliminar toxinas que pueden originar enfermedades
neurodegenerativas como el Alzheimer o el Parkinson. Además, practicar ejercicio de forma
regular tiene efectos antiinflamatorios y disminuye la frecuencia cardíaca, la presión arterial
y reduce también los niveles de lípidos o grasas en sangre, entre otros beneficios.

⇒ Previene el cáncer. Especialmente el de colon y el de mama, ya que practicar ejercicio
reduce las hormonas sexuales libres, algunas hormonas metabólicas y estimula el sistema
inmune. Por otra parte, es beneficioso para combatir ciertas enfermedades como la obesidad, la diabetes o la dislipidemia.

⇒ Incrementa la densidad ósea y evita su desgaste, a la vez que mejora la forma y la resistencia física. Aumenta el tono y la fuerza muscular, optimiza la movilidad de las articulaciones y la flexibilidad y, por último, reduce la sensación de fatiga que suelen tener aquellas personas más sedentarias.

Beneficios psicológicos
El ejercicio no solo reporta beneficios a nivel físico, sino que nos ofrece muchas ventajas a nivel psicológico que te gustará conocer. Son las siguientes:

⇒ Al mejorar nuestra imagen nos sentiremos mejor y, por lo tanto, aumentará nuestra
autoestima.

⇒ Reduce el aislamiento social si vas a un gimnasio a entrenar u optas por ir a clases de
pilates, yoga, taichí… Siempre viene bien conocer gente nueva o ir con algún amigo a hacer
ejercicio juntos, pues os motivaréis mutuamente.

⇒ Puesto que reduce la agresividad, la tensión, la angustia, la ira, el estrés…, el ejercicio
regular disminuye la depresión y aumenta el estado de alerta.

⇒ Al estar más ágil y en mejor estado físico, puede disminuir el número de accidentes
laborales gracias a una vida más activa.

⇒ Por último, pero no menos importante, incrementa el bienestar en general, sintiéndonos más sanos, más jóvenes y llenos de vitalidad.

Ten cuidado porque ambos extremos son perjudiciales, tanto el sedentarismo como el exceso de ejercicio físico, pudiendo llegar a convertirse en algo pernicioso para la salud. Lo ideal es realizar entre 30 y 50 minutos de ejercicio vigoroso o hasta 120 minutos de ejercicio de intensidad moderada al día , pero no te pases de estas pautas o será contraproducente.

Y recuerda, lo esencial para estar en forma es combinar un poco de ejercicio físico cada día, dormir las horas adecuadas y alimentarse de manera sana y saludable.