El dolor estomacal puede estar causado por estrés, ansiedad, algunos excesos y otros motivos. Te enseñamos como quitarlo con remedios caseros.


Todos hemos sufrido alguna vez dolor de barriga, y es que es muy común por la variedad de motivos a los que se puede deber. Desde gases, hasta gastritis, pasando por exceso de comida o alcohol, o consumo de comidas picantes o café. Es un dolor muy molesto que probablemente impedirá que continuemos con nuestra rutina normal.

Pero el dolor estomacal no se da solamente por cuestiones físicas, sino también por temas psicológicos y mentales. El estrés, el nerviosismo, la ansiedad o la depresión también pueden provocarlo. Así que, si este es tu caso, tómate el tiempo que necesites para ti mismo, reflexiona, acude a un psicólogo si lo necesitas, y date un respiro hasta que tu salud mental se estabilice. Dejarás de tener síntomas físicos.

En este artículo te traemos algunos remedios naturales que harán que el dolor de estómago se vaya en poco tiempo. No obstante, si el dolor persiste debes consultar con el médico para saber si se trata de un problema de salud más grave, de modo que te pueda poner un tratamiento que solucione el malestar.

Ve al baño

Muchas veces el dolor de estómago está provocado por no ir al baño. En un artículo ya te enseñamos cómo hacerte una limpieza de colon en casa en caso de que lo necesites, y esto hará que el malestar desaparezca rápido. Sin embargo, también puede que tengamos un exceso de toxinas en el hígado, que ocasionan problemas de digestión. Hacer una limpieza del hígado hará que absorbamos mejor los nutrientes, y acabará con los dolores de estómago.

A la hora de hacer nuestras necesidades, debemos inclinarnos hacia adelante para facilitarlo. También se deben elevar los pies, de manera que las rodillas queden muy cerca del pecho. Con esta posición se favorece la evacuación sin hacer esfuerzo.

Toma una ducha de agua caliente

Como hemos mencionado, el dolor estomacal puede estar provocado por situaciones de estrés, por lo que nos vendrá bien relajarnos. Una ducha de agua caliente destensará y relajará los músculos, haciendo que desaparezcan esos nervios y ese estado de ansiedad. Además, es perfecto tomar una ducha justo antes de dormir, que hará que te vayas a la cama de lo más relajado.

Aunque las duchas de agua caliente son algo que nos encanta a todos, incorporar agua fría durante la ducha hará que el contraste active la circulación, calme el dolor y relaje los músculos.

Masajear el abdomen

Si nos dan o nos damos un masaje en la zona del abdomen, solucionaremos los dolores de barriga. Con movimientos circulares, aliviaremos la tensión de los músculos de la zona, liberaremos el estrés y reduciremos el dolor que tengamos.

Para dar el masaje correctamente, usa tus dedos para hacer movimientos circulares. Puedes utilizar algún aceite esencial para que se deslicen bien. Deberás ejercer un poco de presión, sobre todo en la zona que más te duela, pero siempre con cuidado de no aumentar el malestar. A lo largo del masaje no se te puede olvidar respirar profundamente y relajarte.

Tomar manzanilla o té de jengibre

Las infusiones tienen propiedades relajantes, así que son perfectas para el dolor de estómago. Además, es un remedio muy sencillo de preparar, barato y con resultados rápidos y efectivos.

La manzanilla se conoce especialmente por su capacidad de aliviar los dolores de estómago. Esta infusión relaja los músculos del abdomen y calma los dolores estomacales muy rápidamente. Además, reduce los calambres musculares y el malestar general, así que si no tienes en casa, corre a comprar, porque siempre es bueno tener unos sobrecitos en la despensa.

Las infusiones de jengibre también son ideales contra el dolor de estómago. Se pueden encontrar tanto en herbolarios como en cualquier supermercado, a precios muy bajos. El jengibre tiene propiedades antiinflamatorias, resultando ser un remedio infalible para aliviar las molestias estomacales. Con una infusión de jengibre podrás calmar la indigestión y las nauseas en los casos más severos.

Aunque puedes tomarlo como infusión, y de hecho es el método más efectivo, también puedes consumirlo fresco. Si lo quieres tomar como infusión, corta algunos trozos de jengibre y ponlos en agua caliente durante unos minutos hasta que hierva. Añade unas gotitas de limón y espera a que se enfríe para tomarlo.

Come yogur natural

El yogur natural es un remedio clásico, de toda la vida, para el dolor de estómago. Pero no vale cualquier yogur: debe ser uno de calidad y natural, sin azúcar y, si es posible, sin sabores.

El yogur actúa como un protector del estómago, ya que es un alimento fermentado que contiene prebióticos saludables que reducen los problemas de estómago y lo protegen. Es un excelente alimento para las personas que sufran de colon irritable. Los estudios indican que, consumiendo yogur a diario, un 78% de las personas reducirá la hinchazón.

Aplica calor en la zona abdominal

Poner un poco de calor en los músculos estomacales puede aliviar los dolores. Puedes aplicarlo gracias a almohadillas térmicas, mantas eléctricas o bolsas de agua caliente, que podrás encontrar en cualquier farmacia. Son objetos muy efectivos que viene muy bien tener en casa para aliviar cualquier tipo de dolencia que podamos sentir.

El calor debe ser seco, de modo que sea más cómodo y no acabe todo empapado. Además, si fuera húmedo, se enfriaría bastante rápido y tendríamos que volver a calentarlo una y otra vez. Mantener la zona abdominal caliente durante un buen rato nos permitirá reducir el dolor todo lo posible, e incluso eliminarlo por completo.

Estos son algunos de los remedios naturales que te proponemos para acabar con los dolores estomacales. Con un poco de paciencia y llevándolos a cabo correctamente, conseguirás aliviar los dolores casi enseguida. No obstante, recuerda que si el dolor se mantiene y se prolonga en el tiempo, deberás acudir al médico para que te realice un diagnóstico.