Los beneficios del colágeno se han puesto de moda en los últimos años, sobre todo en el campo relacionado con la estética. Sin embargo, su importancia va más allá de los tratamientos de belleza, ya que éste es fundamental para que nuestro organismo funcione correctamente y se mantenga fuerte.


El colágeno es una de las proteínas más abundantes de nuestro cuerpo, ya que supone aproximadamente el 30% del total de nuestro organismo. Está presente en la piel, cartílagos, huesos, ligamentos y tendones.

¿Por qué es tan importante?

El 95% de los cartílagos que tenemos en nuestro cuerpo están formados de colágeno, por lo que si sufren algún tipo de daño (contusiones, lesiones, etc.) son reparados gracias a la función de esta proteína. Además, también contribuye al fortalecimiento de los huesos, las uñas y el pelo. ¿Más? Junto con la elastina, el colágeno es el responsable de aportar flexibilidad, firmeza y resistencia a la dermis para evitar la temida flacidez.

¿Cómo se obtiene?

Las personas tienen la capacidad de generar su propio colágeno naturalmente, pero su producción disminuye por factores como la edad. A partir de los 25 años se pierde alrededor de un 1,5% de colágeno anualmente y, a los 40, los fibroblastos producen la mitad de colágeno que en la adolescencia.

Esta pérdida forma parte del proceso natural de envejecimiento, sin embargo, hay ciertos factores que pueden acelerar aún más el desgaste, como el estrés, el tabaco, una mala alimentación, la falta de sueño o una inadecuada exposición al sol.

¿Cómo podemos evitar perderlo?

  • Haz ejercicio regular. Realizar ejercicio moderado de forma regular, como caminar a paso ligero 30 minutos al día, promueve el flujo sanguíneo, la secreción de hormonas y la oxigenación, lo que se traduce en un aumento de esta proteína.
  • Mantente hidratada. Si la hidratación desciende, las fibras se apelmazan y las funciones de entrada de nutrientes y salida de desechos se dificulta, acelerando el envejecimiento de las fibras de colágeno.
  • Controla el azúcar. Tomar a diario bollería industrial, chocolate, refrescos etc., hace que aumente rápidamente la glucosa en sangre. Ese exceso de azúcar se engancha a algunas proteínas, como la elastina y el colágeno, consiguiendo endurecerlas.
  • Duerme lo suficiente. Dormir al menos 7 horas al día aumenta la hormona del crecimiento, lo que ayuda a mejorar la síntesis del colágeno.

Alimentos que contienen colágeno y debes incluir en tu dieta

  • CEBOLLA: Además de aportar sabor y aroma a nuestros platos, la cebolla aumenta la producción de colágeno. ¿El motivo? Es rica en azufre, un mineral que interviene directamente en la formación de esta proteína. También ayuda a mejorar la circulación sanguínea y reduce el nivel de azúcar en sangre.
  • LIMÓN: Junto a la naranja, esta fruta es bien conocida por su alto aporte de vitamina C, un antioxidante natural que, además de cuidar el sistema inmunitario y luchar contra los radicales libres, es necesario para la síntesis del colágeno. También el kiwi y el pomelo son buenos aliados para mantener la piel tersa y sin arrugas.
  • LECHE DE SOJA: Junto con el queso, posee una sustancia química llamada genisteína que es capaz de impulsar al organismo para que produzca colágeno. Si quieres puedes añadirle un poquito de canela o acompañarla con un puñado de frutos secos machacados en el desayuno: nueces, almendras, avellanas… Eso sí, no más de 8 unidades.