Hoy quiero contarte la experiencia de Carlos y su hermana. Es un testimonio real que quiero compartir contigo para que conozcas lo que tú puedes hacer si te encuentras en algún momento en la misma situación.

-Hola Paz. Mi hermana pequeña está hospitalizada y quiero contarte algo que ha sucedido.

-Hola Carlos, estoy atenta, ¡cuéntame!
-Estaba pasando unos días fuera de nuestra ciudad y mi hermana cogió una bacteria muy fuerte que la ha llevado al hospital. Cuando llegué al hospital ya llevaba allí un día, tenía muy poco ánimo, estaba muy débil y tenía mucho miedo. Se encontraba realmente mal, incluso hablaba de la muerte. Cuando llegué a su lado comencé a aplicarle todo lo que tú me has enseñado de mindfulness, todo lo que he aprendido y sigo aprendiendo cada día, todo el aprendizaje que sigo leyendo en las notas de mi cuaderno… En lugar de llegar con una energía baja, triste y de preocupación, decidí ofrecerle lo que pensaba que era lo mejor para su recuperación. Empecé a hablarle en positivo, a hablarle de la vida, utilizando palabras de ánimo, desde el amor y con tranquilidad y confianza. Es verdad que yo también sentía miedo y angustia, sin embargo sabía que transmitirle confianza, ánimo y tranquilidad le iba a sentar mucho mejor que transmitirle preocupación y desánimo. ¡Y no te lo vas a creer! ¡Está muchísimo mejor! ¡Los médicos están sorprendidos de lo que ha avanzado en un día! ¡En un día! Es que es alucinante. Es que estoy sorprendida yo misma. Obviamente la medicación ya está dando sus resultados pero también sé que toda la energía que yo le puedo transmitir le ayuda, le hace sentirse mejor y esto afecta a su mente, a sus pensamientos, a su cuerpo y a todos su sistema inmunológico. Estoy realmente contento y agradecido. Y sé que he ayudado a mi hermana y, a la vez, me he ayudado a mí mismo. He sentido como mi energía le llegaba a ella y volvía a mí, envolviéndonos a los dos y aumentando nuestra confianza en su recuperación.

-Carlos, ¡qué bien! Me alegra mucho que tu hermana se encuentre mejor y que tú la hayas ayudado con tus palabras, con tu energía, con la intención de que ella mejore, dándole todo tu amor y tu ánimo. Me alegra que haya sido tan bueno para los dos.

Te felicito porque es la mejor ayuda que le puedes dar a tu hermana en este momento. Por supuesto los médicos son los expertos y ellos le ofrecen a tu hermana el tratamiento más adecuado, confío totalmente en ello. Por otro lado, también sabemos que somos el 90% energía y el 10% materia así que trabajar con la energía para mejorar en cualquier campo de nuestra vida es fundamental, incluyendo la salud. ¡ENHORABUENA!

Puedes seguir ayudando a tu hermana, visualizando cómo la medicina que le están dando en el hospital entra en su cuerpo en forma de luz blanca a través de su cabeza. Suave y delicadamente esa luz recorre todo su cuerpo y va tocando y sanando todas las células de su cuerpo. La luz va bajando de la cabeza al cuello, a los hombros, al pecho… y así hasta llegar a los pies, limpiando su cuerpo completamente y arrastrando la bacteria que le está dañando hacia afuera de su cuerpo. Imagina que esa bacteria sale por sus pies en forma de un alquitrán negro que desaparece en el infinito. A la vez, la luz blanca, va llenando sus células de vida, de salud, de alegría y de paz. Y todo su cuerpo queda limpio y sano. Imagínalo. Créalo. Si lo visualiza también ella sería de mucha ayuda. Estoy segura de que este ejercicio de visualización le va a ayudar a tu hermana junto con el tratamiento médico.

Me encanta cada vez que alguien me manda un mensaje diciendo “¡No te lo vas a creer!”. Me recuerda al seminario que hice en 2017 en Barcelona con Dr. Joe Dispenza que dedica su vida a demostrar científicamente cómo la meditación y la visualización sanar la mente y el cuerpo. Él nos contaba que recibía miles de mails que empezaban así: “¡No te lo vas a creer!” y eran historias como la de Carlos y su hermana. Y es que la práctica del mindfulness y de la visualización hacen MILAGROS tanto en nosotros como en los demás.

Espero que dejes aquí abajo tu comentario, pregunta o experiencia, te contestaré personalmente.

¡MUCHAS GRACIAS, BUEN DÍA!