Que si engorda más, que si es más indigesta, que no tiene tanto calcio como dicen…¿Es cierto? ¿Tiene base científica o son rumores?.


Que uno de los alimentos estrella en la década de los 70, la confianza en este producto que parecía asegurar las vitaminas, proteínas y minerales necesarios, era unánime. Sin embargo, esa realidad ha cambiado y, cada vez, hay más mitos alrededor de uno de los productos estrella, pero ¿es verdad todo lo que se dice?

Las hormonas que lleva causan cáncer

Falso: Beber mucha cantidad de leche de vaca lejos de aumentar las probabilidades de padecer tumores en el intestino o estómago, las reduce. Además, tampoco se le añaden hormonas externas perjudiciales para la digestión según los informes elaborados por la EFSA.

La leche aumenta el colesterol del cuerpo

Falso: La leche de vaca está constituída por ácidos grasos saturados que tienen un efecto negativo en la salud. Sin embargo, declaraciones como las de la Doctora Juárez del Instituto de Investigación en Ciencias de la Alimentación, establecen que no se ha percibido que beber leche aumente las posibilidades de sufrir una enfermedad cardiovascular.

Si bebes mucha leche engordarás

Falso: Según el estudio elaborado por la Fundación Española de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD) la leche está constituída por azúcar y ácidos grasos. La leche de vaca posee un nivel bajo de grasa, según confirma el documento de ‘Lácteos insustitubles’ elaborado por la UCM. Esto significa que con su consumo habitual, no altera el propio peso de sus consumidores.

La leche fomenta la mucosidad

Falso: Cuando bebemos leche podemos sentir que la mucosa de la garganta se reblandece. Esta sensación proviene de la propia textura del lácteo. No obstante, tras varias investigaciones se ha demostrado que, pese a lo que se cree, no aumenta la propia mucosidad. De la misma manera, tampoco fomenta la inflamación o hinchazón del cuerpo tras su toma, como se ha dicho en este tiempo.

Beber leche protege tus huesos de roturas

Falso: Es cierto que la leche de vaca es una buena fuente de calcio, siendo este elemento uno de los encargados de aumentar la densidad ósea del esqueleto. Sin embargo, pese a este dato, no hay ninguna evidencia de que con su toma habitual se prevengan menos fracturas por su ingesta.

Los terneros se crian con sus madres

Falso: Tanto en las granjas tradicionales como en las ecológicas, los terneros crecen alejados de sus madres. El objetivo es sacar la mayor cantidad de leche posible a las vacas que generan más tras el parto.

La leche ecológica es más saludable.

Falso: Las vacas de granjas ecológicas están alimentadas de piensos y sojas y, por ello, su leche contiene más yodo y menos omega 3 que la leche de vaca alimentada en los pastos. El omega 3 es uno de los componentes que interviene en la reducción del colesterol de las arterias.

Crea intolerancias

Falso: Beber más o menos cantidad de leche no crea intolerancias o alergias a este producto. Tal y como dice el estudio del Doctor Zugasti denominado ‘Intolerancia alimentaria’ este fenómeno no se puede prevenir, sino que es un factor que se desencadena por la propia genética.l