Así empezó la ginecóloga Mariella Lilue, directora médica del Instituto Palacios, en nuestro Taller de la mano de Indasec Discreet®, donde quisimos poner luz a las cuestiones que más preocupan a las mujeres en su madurez y tratar de normalizar y buscar soluciones a todos los cambios derivados del paso del tiempo.

Conoce a tu «enemigo»

La menopausia es un proceso natural que van a pasar todas las mujeres, aunque no todas van a tener síntomas. “Si estás entre ese 80% que sufre sofocos y sudoración, especialmente por la noche, debes dejar de fumar, hacer ejercicio, tanto cardiovascular como de fuerza, evitar bebidas calientes en esos momentos, dormir en sábanas de algodón y ventilar.

Además, existen también tratamientos naturales y hormonales. En esta etapa aparecen también el insomnio, muy relacionado con los sofocos, ya que te desvelan a mitad de la noche y te impiden volver a conciliar el sueño, y la incontinencia urinaria.

Aprende a combatirla

Entre los distintos tipos de incontinencia, la de esfuerzo (la que se produce, por ejemplo, al toser, reír o correr) es la más habitual en esta etapa. Para combatirla, es preciso hacer “ejercicios que fortalezcan el suelo pélvico, recurrir a tratamientos novedosos, como la silla electromagnética, y utilizar productos que nos ayuden en nuestro día a día a llevar una vida normal y plena”.

Aunque, si hay que hablar de un ‘arma secreta’ en la incontinencia, esa es la prevención. ¿Cómo podemos ayudar a prevenir la incontinencia? Mantenerte en el peso idóneo, para evitar que el suelo pélvico esté sobrecargado; evitar el estreñimiento; reducir ciertos alimentos y bebidas, como el café y las comidas picantes; y orinar cuando lo necesites (no aguantarse), te ayudará a mantenerla a raya.

Sabías que…

  • Hay que ver la menopausia con optimismo y llegar lo más ‘sana’ posible.
  • Los hábitos de vida saludable y el ejercicio son la clave.
  • Los síntomas se pasan y, si tardan, hay tratamientos para tener calidad de vida.

INDASEC