Piña, saciante nutritiva, revitalizante y mejora el tránsito intestinal. Tiene propiedades antioxidantes y muy pocas calorías.


La piña o Ananas como sus proviene de una planta perenne del sur de América. Su sabor exótico y sus propiedades ricas en vitaminas hacen que cada vez esté más presente en muchas de nuestras recetas. La piña es una fruta perfecta para acabar las copiosas comidas de diciembre, porque es ligera y muy refrescante y facilita la digestión.

Y es que la piña tiene multitud de vitaminas, además de que mejora nuestro sistema digestivo. Esta fruta reduce la inflamación del intestino, lo que ayuda a reducir enfermedades del aparato digestivo, y apenas engorda: tiene solo 55 calorías por cada 100 gramos. Además de estar deliciosa es rica en fibra, vitaminas y minerales y se compone básicamente de agua.

Fuente de vitaminas y minerales

La piña es una de las frutas más ricas en vitamina C, y en menor medida en vitamina B1, B6 y ácido fólico. La vitamina C, además de realizar importantes funciones y estar, por ejemplo, implicada en los mecanismos de defensa del organismo, favorece la absorción de hierro. Respecto a su contenido mineral destaca la presencia de potasio y, en menor proporción, de magnesio, hierro, cobre y manganeso. Una ración habitual de 200 gramos de piña puede cubrir el 9% de las necesidades diarias recomendadas de potasio.

Alimento ‘detox’

Favorece la digestión, mejora la función intestinal y nos hace “más fuertes” frente a las enfermedades infecciosas gracias a su alto contenido en vitamina C. También resulta un alimento ideal en los regímenes hipocalóricos ya que además ayuda a depurar el organismo.

Fortalece el sistema inmunológico

Entre sus componentes no nutritivos, la piña contiene bromelina, un fermento similar a las enzimas digestivas que ayuda a digerir las proteínas. La bromelina, presente únicamante en la piña, se ha usado de forma tradicional durante muchos años como un remedio antiinflamatorio; reduce la inflamación y fortalece el sistema inmunológico.

Ayuda en afecciones como la artritis, la sinusitis aguda, la inflamación abdominal y el dolor de garganta.

Reduce el estreñimiento

Como es rica en fibra, la piña es un alimento que alivia el estreñimiento y aumenta la frecuencia de nuestras deposiciones. Gracias a su componente estrella, la bromelina, mejora la digestión en general y permite al intestino trabajar sin problemas. Además debemos destacar el aporte de fibras dietéticas, que sirven para mantener la regularidad en el tránsito intestinal.

También caliente

Las recetas con piña, además de ser muy diuréticas, son digestivas y sabrosas. La piña se puede consumir durante todo el año, al natural o conservada en su jugo. También es ideal para cocinar y acompañar carnes o mariscos.

Cómo cortar la piña

Existen muchas formas para aprender a cortar y pelar una piña, una técnica que será muy útil en tu día a día para tus recetas de cocina. En rodajas, en pequeños tacos, con la cáscara o sin ella son algunas de las opciones para sorprender a tus invitados.

La receta: Piña con caramelo, vainilla y malibú

Ingredientes:
2 piñas pequeñas
3 vainas de vainilla
50 g de mantequilla
5 cl malibú
2 cuch. de azúcar moreno

Preparación:
piñaCortar la piña por la mitad y sacar la carne en triángulos iguales. Cortar dos vainas de vainilla longitudinalmente, raspar las semillas y ponerlas en un cazo con el malibú y el azúcar moreno a fuego lento. Derretir la mantequilla y añadir la piña. Escurrir e insertar los trozos de piña en los pinchos de madera. Después, precalentar la posición de la parrilla del horno y colocar las brochetas en una bandeja. Espolvorear con el jarabe preparado y hornear durante 3 minutos. Por último, dividir las brochetas en platos con las vainas de la mitad de vainilla, espolvorear el jarabe preparado y servir inmediatamente.