Es el cereal más consumido en el mundo y ya se cultivaba y se usaba en la cocina hace 5.000 años.


Existen más de 10.000 tipos de arroz y ha formado parte de la gastronomía de casi todas las culturas de la historia. En China se cultivaba hace ya 5.000 años. Actualmente, es el cereal más consumido en todo el mundo.

Todos los arroces proceden de la misma planta, la Oryza Sativa, pero cada tipo es diferente y a la hora de usarlo en la cocina cada variedad tiene su propia personalidad. Al ser un cereal está compuesto mayormente por hidratos de carbono, pero también almacena proteínas de origen vegetal y apenas contiene grasas.

Según la forma del grano existen tres variedades:

  • Largo: es el más usado en la cocina oriental. Los más comunes son el arroz Basmati y Thai ó Jazmín. Todos ellos arroces aromáticos.
  • Medio: más pegajoso que el largo y también más blando, por lo que necesita menos agua para su cocción. Aquí nos encontraríamos los clásicos arroces redondos de uso común y el tipo Bomba, el que se usa para la paella.
  • Corto: Dentro de esta variedad encontramos el arroz Arborio y las variedades Carnaroli y Vialone Nano, perfectos para risottos y postres.

Te detallamos cuales son las variedades más usadas en las cocina.

  1. Arroz redondo: Este arroz es de cocción homogénea. Absorbe el sabor de los alimentos que acompaña y es el más utilizado para elaborar paellas, arroces caldosos y guisados. Es la variedad más consumida en nuestro país. El más característico es el arroz bomba, en el que se incluye el arroz de Calasparra, único con denominación de origen en España. El arroz bomba, una vez sobrepasado el tiempo de cocción no se rompe como el resto, sino que se abomba y se arruga un poco.
  2. Arroz vaporizado: Este arroz ha sido sometido a un tratamiento de vapor con agua que le da su característico tono dorado. Es rico en fibra y minerales y siempre queda suelto, no se pasa. Se utiliza para paellas, ensaladas, arroces caldosos y guarniciones.
  3. Arroz basmati: Es un arroz de grano largo originario de la India y Pakistán y se caracteriza por su fragancia y sabor. Cocido o al vapor resulta esponjoso y su aroma recuerda al de las nueces. Su sabor único es perfecto para ensaladas, guarniciones y recetas exóticas.
  4. Arroz integral: No es una variedad propia, sino que se obtiene de cualquier tipo de arroz al que se le deje el grano sin pulir, es decir, que no ha sido tratado, por lo que conserva el salvado que lo envuelve y es más rico en fibra y otros nutrientes. Su aspecto es más oscuro que los otros arroces. Requiere una cocción más lenta y prolongada (unos 45 minutos) que el arroz blanco y es ligeramente más duro al masticar.
  5. Arroz salvaje: Realmente se trata de una planta acuática muy parecida al arroz llamada avena de agua. Los granos son estrechos y oscuros, muy perfumados y ricos en fibra, proteínas, minerales y vitaminas. Necesita más tiempo de cocción. Se puede preparar solo o, una vez cocido, mezclarlo con otros arroces cocinados. Habitualmente se usa como guarnición. Si se fríe, explota como las palomitas.
  6. Arroz rojo: Es muy utilizado en la cocina y medicina china y cuenta con numerosos beneficios para la salud. Al no sufrir el proceso de molienda, conserva una capa de salvado sobre el grano que contiene nutrientes y fibra. Posee más proteínas y menos hidratos de carbono que el arroz blanco.

Paella en casa

El Paeller y el maestre paeller Rafa Margós presentan el primer enlatado de paella a leña que permite disfrutar de una paella excepcional, sin importar la ubicación y en solo 18 minutos.

Cada preparado incorpora todos los ingredientes tradicionales (100% naturales y sin gluten), con un consumo preferente de 6 meses.

Su pack de 2 raciones incluye una lata con el caldo y selectos ingredientes cocinados a leña, un saquito de arroz variedad J. Sendra DO Arroz de Valencia y unas sencillas instruccciones.

arroz negro

Arroz negro

  • 4 tacitas pequeñas de arroz
  • 1 kg. de sepia
  • 3 dientes de ajo
  • 3 ñoras
  • Un poco de perejil
  • 1 pimiento verde
  • 1 cebolla mediana
  • 3 tomates
  • 12 cucharadas de aceite
  • 13 tacitas de caldo de pescado
  • 3 bolsas de tinta de calamar
  • Un poco de sal

Calentar el aceite en la paellera, freír los dientes de ajo y las ñoras y sacarlos al mortero para machacarlos con las tintas y perejil. En el mismo aceite, saltear la sepia limpia y troceada. Sacarla y rehogar en el mismo aceite la cebolla picada hasta que casi empiece a tomar color.

Freír encima el pimiento y el tomate pelado, sin pepitas y picados ambos. Cuando se consuma el agua de vegetación, añadir la sepia y el machacado del mortero disuelto en un poco de caldo. Dar unas vueltas al fuego y rehogar el arroz durante unos minutos sobre el refrito removiendo.

Hervir el caldo y añadirlo al arroz. Cuando hierva de nuevo, comprobar el punto de sazón, rectificarlo y cocer durante siete minutos a fuego fuerte y diez minutos a fuego más suave. Si es preciso, poner un aislante entre la paellera y el fuego para que cueza por igual lentamente. Reposar y servir.