Si eres de las que, con el calor, te da pereza hacer deporte, el aquagym es lo tuyo. Mejorarás
la agilidad y flexibilidad sin sudar.


Ek aquagym o fitness acuático es una actividad aeróbica que se practica dentro del agua. Es muy completa y no hace falta saber nadar, pues se suele realizar en una piscina poco profunda a una temperatura que oscila entre los 28 y 30 grados.

Es ideal para esta época del año en la que el calor muchas veces nos sirve de excusa para no realizar ejercicio físico. Al ser practicado dentro del agua, los movimientos son mucho más fáciles de realizar gracias a la flotación del cuerpo. Este deporte es muy beneficioso para personas con lesiones o sobrepeso.

Y no creas que está orientado únicamente a personas de edad avanzada. Es perfecto para practicarlo con niños o con amigas ¡Te divertirás y te pondrás en forma!

Actívate

Coloca el brazo en posición de jarra y sujeta tu cadera con la mano. Inclínate hacia ese lado suavemente todo lo que puedas sin forzar y eleva el otro brazo en la misma dirección.
Haz este balanceo durante 30 segundos y transcurrido este tiempo, realízalo hacia el otro lado.

Muévete

Estira tus brazos hacia delante y colócalos en paralelo. A continuación, lleva el derecho hacia ese mismo lado y flexiona el izquierdo en la misma dirección. A la vez que realizas estos movimientos, eleva los talones hacia el glúteo como si corrieses dentro del agua.

Estira piernas

No te puedes olvidar de una de las partes más importantes: el estiramiento. Para estirar cuádriceps y rodillas, sujeta la parte superior del pie con la mano elevándolo poco a poco hacia los glúteos. Puedes realizar este ejercicio sujetándote en el borde de la piscina.

Estira brazos

Para distender los músculos de los brazos, puedes empezar extendiéndolos hacia arriba lo máximo que puedas. Después sujeta con la mano derecha el brazo contrario por la parte del codo y estíralo. Tómate tu tiempo para cada estiramiento y evitarás tener agujetas.