La alopecia o pérdida de pelo tiene múltiples orígenes y, según cuál sea la causa, variará su solución. Su origen androgenética se encuentra en el propio organismo del paciente, en sus genes y hormonas.


Alopecia masculina

La alopecia es un problema mucho más común en los hombres que en las mujeres. De hecho, el 90% de los casos de calvicies se dan en el género masculino. Esta pérdida de cabello se produce por una miniaturización de los folículos en algunas zonas del cuero cabelludo, que pasan de ser pelos normales a transformarse poco a poco en pelos de menor calibre para finalmente desaparecer y caer.

Una situación que causa la alopecia en hombres y que puede presentarse en edades muy tempranas, como en la adolescencia o durante la juventud, aunque también puede aparecer en cualquier otro momento de la vida.

La pérdida de pelo en la alopecia masculina responde principalmente a dos factores: los genéticos y los androgénicos.

Los antecedentes familiares determinan cómo ciertos folículos reaccionan a la acción de los andrógenos (las hormonas sexuales masculinas), lo que puede provocar un debilitamiento que acelera la caída del pelo.

Los factores androgénicos influyen en el ciclo de vida del pelo y producen un acortamiento de la fase anágena o de crecimiento.

60% de los hombres sufrirán alopecia androgenética, frente aL 25% de las mujeres

Así, las unidades foliculares no llegan a alcanzar el grosor y el largo del pelo terminal y en un proceso lento, de muchos años, termina convirtiéndose en pelo muy fino, incluso vello o pelusilla, dejando zonas del cuero cabelludo cada vez más claras, como la zona de la coronilla, las entradas…

HAY MÁS CAUSAS

Además de todo esto, también existen otros elementos que influyen en el ciclo de vida del cabello como la alimentación, las horas de sueño y descanso, el estrés, las enfermedades o la toma de ciertos medicamentos, entre muchos otros.

¿Cuál es la solución?

Para solucionar los problemas de alopecia existen diversos tratamientos: desde las más innovadoras técnicas de injerto capilar con resultados totalmente naturales, hasta tratamientos farmacológicos científicamente demostrados como finasteride y minoxidil.

La idoneidad de cada tratamiento varía en función de cada paciente por lo que se aconseja que antes de tomar una decisión se realice siempre una visita al especialista en salud capilar para estudiar las causas, el estado actual de la alopecia y las posibilidades de futuro con las distintas opciones de tratamiento.

En los hombres el cabello suele desaparecer en zonas como la coronilla o las ‘entradas’. Para prevenir o ralentizar la alopecia genética se recomienda hacer un masaje capilar en
círculos mientras se aplica el champú, para estimular la irrigación y evitar la atrofia del folículo, lo cual incita la caída.

Además, se debe evitar los productos con fosfatos o siliconas, así como geles tipo gomina o lacas, dado que suelen contener alcohol y productos químicos que tapan el poro.