Los niveles altos de esta sustancia pueden evitarse con un estilo de vida saludable marcado por una dieta equilibrada.


EL colesterol es una sustancia que se encuentra en el organismo y que se encarga de regular los ácidos biliares. El exceso de esta sustancia provoca hipercolesterolemia y puede desencadenar graves enfermedades cardiacas. Además de una dieta equilibrada, los alimentos ricos en fibra ayudan a mantener a raya los niveles de colesterol.

  1. FRUTOS SECOS
    Son alimentos ricos en nutrientes esenciales para el organismo como vitaminas, minerales, ácidos grasos monoinsaturados o fibra. Comer cada día alrededor de 25 gramos de frutos secos rebaja los niveles de colesterol.
  2. CEREALES
    Introducir en la dieta entre 70 y 100 gramos de avena cada día aporta una gran cantidad de fibra beneficiosa para los niveles de colesterol. La avena y la cebada son algunos de los cereales más beneficiosos para combatir esta enfermedad tan común.
  3. AGUACATE
    Es una fruta con un elevado nivel de calorías, pero el alto contenido de grasas insaturadas y ácidos grasos Omega 3 ayudan a disminuir el colesterol. Los expertos recomiendan introducir esta fruta en nuestra dieta puesto que aporta numerosos beneficios si se consume, al menos, un aguacate diario.
  4. VERDURA
    El consumo de lechuga, berenjena o coliflor favorece la reducción del colesterol por el  alto contenido en fibra que contienen. Además, estos alimentos ayudan a incrementar también el colesterol bueno, y así conseguir un equilibrio saludable. Es recomendable consumir 5 porciones de verduras al día.
  5. LEGUMBRES
    Son los alimentos más ricos en fibra, favoreciendo la absorción de esta sustancia. Las lentejas, los guisantes y la soja son las legumbres más beneficiosas. Se aconseja ingerir al menos entre 10 y 50 gramos de legumbres una tres veces por semana.

Aquí te contamos otros trucos para reducir el colesterol

  1. ALIMENTOS SALUDABLES
    La dieta para reducir el colesterol alto debe ser rica en: Fibra y atioxidantes: Frutas, vegetales, algunos cereales, las legumbres o frutos secos. Disminuyen la absorción de colesterol en el intestino. Alimentos ricos en Omega 3: Como el pescado azul, el salmón, la trucha, la caballa y el atún. También las nueces o las carnes blancas. Cuidado con: La bollería, pasta, y los alimentos fritos. Modera el consumo de embutidos grasos.
  2. COCCIONES SALUDABLES
    Además de escoger el alimento correcto, debemos saber las maneras de cocinarlos que más nos ayuden. Hervido: Puede perderse sabor o nutrientes. ¿La clave?. No hervir demasiado y complementar con especias. A la plancha: Rápido y delicioso. Si se usa aceite, debe ser de oliva virgen extra y no gran cantidad. Al horno: Los nutrientes, el sabor y las propiedades permanecen. Además podemos reducir la cantidad de grasa.
  3. EJERCÍTATE
    Correr, nadar o montar en bicicleta aumenta el ritmo cardíaco y hacen que segreguemos un mayor nivel de colesterol HDL, el bueno. Créate una rutina de ejercicio.