Pueden comerse frescas, cocinadas o desecadas, en ensaladas, como perfecto acompañamiento a pescados y arroces y, por supuesto, son imprescindibles para hacer sushi o sopa de miso. Aportan muchos minerales, calcio, fósforo, yodo y proteínas de alta calidad. Proceden de la cocina oriental y han llegado a la nuestra para quedarse.


Sus saludables beneficios las convierten en bombas nutricionales y, aunque se pueden cocinar, para aprovechar todas sus propiedades es mejor consumirlas crudas o desecadas. Te desvelamos algunas de sus virtudes.

1- Huesos y dientes sanos

Gracias al aporte de calcio, magnesio y fósforo, las algas ayudan a prevenir enfermedades como la osteoporosis. Son una gran fuente de yodo, imprescindible para el metabolismo energético de las células, que normalmente obtenemos del pescado y del marisco. Aunque si se padece hipotiroidismo no es recomendable consumirlas con frecuencia.

2- Prevenir anemias

Una pequeña cantidad de algas puede ayudar a alcanzar las necesidades diarias de hierro y vitamina C. El alga la Dulse ayuda a sanear la flora intestinal. La puedes tomar en ensaladas, salteada con pasta, cuscús…

3- Buenas digestiones

Los mucílagos que poseen las algas protegen las mucosas del estómago y el intestino.
La mejor es el alga Nori, la que se emplea para hacer sushi. Con ellas las digestiones son más suaves y dan sensación de saciedad. Por ello, se recomiendan en dietas de pérdida de peso. El alga Kombu es la ideal para reducir grasa acumulada. Las vitaminas y la fibra de las algas protegen la vista, son antioxidantes y favorecen al buen tono de la piel.

4- Cuida tu corazón

Por su bajo contenido en grasas previenen la salud cardiovascular y favorecen el control de los niveles de colesterol. Como el Espagueti de Mar, que se puede cocinar al horno en empanadillas, pizzas… Además de ser bajas en calorías, también son saciantes debido a su contenido en fibra.

5- Para vegetarianos y veganos

Son buenas sustitutas para algunas de las proteínas y minerales que contienen la carne, el pescado o el marisco, aunque no suficientes para cubrir el aporte diario de nutrientes y hay que combinarlas con legumbres, cereales, frutos secos…

ALGUOS TIPOS DE LAS ALGAS

wakame–Wakame: Se usa como una hoja verde más, sobre todo en ensaladas. Es un alga rica en yodo, hierro, calcio y ácido fólico.

 

 

nori–Nori: Incluye diferentes tipos de algas marinas rojas. Es la que se usa para elaborar el sushi. Tiene abundancia de yodo, hierro, calcio, fósforo, potasio y vitamina A.

 

agar agar–Agar agar: Es una sustancia gelatinosa formada del extracto de diferentes algas. Es muy rica en fibra y saciante y se usa sobre todo en sopas y postres.

 

espirulina–Espirulina: Generalmente se utiliza de forma desecada, en polvo o en tabletas. Tiene muchas proteínas y ácidos grasos poliinsaturados.