La hipertensión supone un incremento continuo de la presión sanguínea en las arterias. Estas se van endureciendo, se hacen más gruesas y se va dificultando el paso de la sangre a través de ellas. Estos alimentos pueden ayudarte de combatirlo. ¡Apunta!.


Los niveles de hipertensión se deben mantener en 120/80 mm Hg. Come bien, reduce la sal, controla el estrés y duerme lo suficiente. ¡Está en tus manos!

Cebolla

Tiene excelentes propiedades para la salud arterial y el corazón, ya que ayuda a mejorar la circulación y combate el colesterol y la hipertensión. Para aprovechar todos sus beneficios una buena opción es tomar todos los días el jugo de media cebolla cruda mezclado con una cucharadita de miel.

Brócoli

Aparte de reducir significativamente la inflamación y la presión arterial, el brócoli es una de las hortalizas más recomendadas en las dietas de adelgazamiento gracias a su bajo aporte calórico y a su gran aporte de fibra, lo que produce mucha sensación de saciedad y contribuye a lograr la regularidad intestinal.

Apio

Contiene una gran cantidad de un fitoquí-mico que elimina las sustancias tóxicas del
organismo y regula la hipertensión. Y no solo eso, también contribuye a reducir notablemente las hormonas del estrés, que pueden acabar constriñendo los vasos sanguíneos, lo que puede causar una subida de la tensión arterial.

Salmón

Es una excelente fuente de minerales como el yodo, magnesio, fósforo, selenio, hierro y calcio. Pero también el salmón aumenta la correcta circulación y evita la formación de coágulos gracias su contenido de Omega 3. Inclúyelo en tu dieta al menos tres o cuatro veces por semana.

Pera

Es muy rica en agua y está prácticamente libre de grasas. La pera es una de las frutas que más potasio (y menos sodio) contiene, por lo que ejerce una función vasodilatadora. Además, ayuda a regular la presión arterial y reduce las probabilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares. Tómala 4 veces por semana.

Ajo

Es uno de los alimentos estrella para mejorar la circulación y, por consiguiente, reducir la presión arterial, dado que actúa como vasodilatador de los capilares y arterias. Se recomienda consumir uno o dos ajos al día crudos. ¿Cuándo? En el desayuno o la merienda. Prueba a untarlo en una tostada con aceite de oliva.

Agua de coco

Para combatir la hipertensión es clave mantener el cuerpo correctamente hidratado. Si te cuesta mucho tomar los dos litros de agua recomendados al día, alíate con el agua de coco, es una bebida deliciosa que tiene efecto cardioprotector por su riqueza en potasio y magnesio.

Chocolate negro

¡Un pequeño placer que te cuida mientras disfrutas! El chocolate negro es rico en flavonoides, unos compuestos naturales que favorecen la dilatación de los vasos sanguíneos y ayudan a reducir la presión arterial. Date un capricho y come un par de onzas de chocolate al día, mínimo 85% de cacao.