Algo tan sencillo y que hacemos prácticamente a diario es, sin saberlo, uno de los ejercicios más recomendados para mejorar nuestra salud. Dedicar media hora al día a dar un pequeño paseo, combinado con una alimentación saludable hará que notes grandes cambios tanto a nivel físico como en tu estado de ánimo. ¿Quieres saber qué beneficios tiene? ¡Apunta!

1- Fortalece el corazón

Caminar con regularidad reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas. También reduce los niveles de colesterol LDL (malo) y aumenta los niveles de HDL (colesterol bueno). Además, caminar a paso rápido ayuda a prevenir y controlar la presión arterial alta, reduciendo el riesgo de accidentes cardiovasculares hasta en un 27%.

2- Mantiene el peso bajo control

Si estás buscando perder peso, debes quemar alrededor de 500 calorías al día por encima de las que consumes. Dar un paseo tranquilo durante 30 minutos contribuye a quemar alrededor de 80 calorías, pero si aumentas tu velocidad podrás quemar hasta 200. Además, caminar a paso ligero también aumenta la masa y el tono muscular y cuanto más masa muscular se tenga, más rápido funciona el metabolismo y, por lo tanto, más calorías se queman, incluso en reposo.

3- Mejora el estado de ánimo

Está demostrado que practicar ejercicio regular de intensidad moderada, como caminar ligero, ayuda a luchar contra el estrés y la ansiedad. Esto se debe a que cuando hacemos deporte nuestro cuerpo libera endorfinas, las hormonas encargadas de la felicidad.

caminar beneficios

4- Previene la demencia

La demencia afecta a una de cada 15 personas mayores de 65 años. Sin embargo, está comprobado que la actividad física tiene un efecto protector sobre la función del cerebro y, en concreto, caminar regularmente reduce el riesgo de demencia en un 40%. Por tanto las personas que caminan 10 kilómetros o más a la semana pueden evitar la contracción del cerebro y así preservar la memoria durante más tiempo.

5- Aporta energía

Aunque parezca contradictorio, caminar aumenta la circulación y el suministro de oxígeno a las células del cuerpo, ayudando a que se sienta más alerta y, en consecuencia, tengas más energía. Además, si puedes, intenta caminar a la luz del día, ya que incrementa los niveles de vitamina D.

t43

¿Sabes cuándo es mejor?

Por la mañana
Cuando haces ejercicio tu metabolismo se acelera y aumenta la velocidad a la que gasta energía. Ese efecto dura varias horas, por tanto, caminar por la mañana hace que quemes calorías mucho más rápido durante el día, lo que hará que pierdas peso más fácilmente.

Por la tarde
La hora de la merienda es muy tentadora, porque se despierta el hambre y muchas veces se acaba picando. Si sales a caminar no solo te alejarás de la nevera, sino que ayudarás a regular tu apetito. Y es que cuando haces ejercicio aumenta la producción de noradrenalina, una hormona que además de aumentar el ritmo metabólico, inhibe el hambre.

Por la noche
El ejercicio genera endorfinas, las hormonas de la felicidad, que contribuyen a aliviar tensiones y a combatir el estrés. Por ello, caminar antes de cenar te ayudará a conciliar el sueño y dormir bien.