La zona íntima de una mujer es una parte que necesita de un especial cuidado. Los días de calor, el estrés, las relaciones sexuales, los lavados mal hechos (o con productos inadecuados), así como los ciclos menstruales, son algunos de los factores que pueden provocar molestias en la zona. Es fundamental cuidarla y protegerla cada día de forma correcta, especialmente en verano. ¡Toma nota!

1- Limpieza específica

Con la ducha diaria es suficiente para lograr una limpieza íntima adecuada, pero debes usar siempre productos específicos que cuenten con un extra de suavidad y un pH neutro. Hay que evitar los jabones perfumados y que puedan afectar a la acidez vaginal, por ello no debes emplear los geles comunes que se utilizan para la higiene corporal. Además, a la hora de realizar el lavado, es fundamental hacerlo de delante hacia atrás, nunca al contrario, puesto que te expondrías a sufrir infecciones. Y recuerda seguir los mismos pasos a la hora de secar la zona.

salud intima

2- Stop infecciones

Salvo prescripción médica. Estas duchas pueden dañar y eliminar microorganismos que protegen tu zona íntima. ¿El resultado? Malos olores, picores, sequedad vaginal… Por ello lo mejor es ceñirse únicamente a la limpieza externa diaria.

3- Pásate al algodón

Evita crear un entorno húmedo y no transpirable y hazte con braguitas de algodón. Y si puedes evitar los tangas de uso diario, mejor. El objetivo principal es que tus genitales respiren. Tampoco es conveniente usar ropa demasiado ajustada.

4- Corta vida al tampón

Cuando una mujer tiene la menstruación el pH vaginal se altera, reduciendo su acidez. Por este motivo puede favorecerse que las bacterias proliferen aumentando el riesgo de molestias. ¿La solución? No estar nunca con el mismo tampón o compresa más de 4 horas. 

zona íntima

5- Sí a los probióticos

Los probióticos son microorganismos vivos que, administrados de forma adecuada, se adhieren a la mucosa vaginal y restablecen la flora íntima de forma natural. Además, evitan el crecimiento excesivo de hongos y bacterias que causan las infecciones vaginales. ¿Qué alimentos los contienen? El yogur, el kéfir, los pepinillos…

Y recuerda… en verano necesitas cuidados extra

Las elevadas temperaturas en estos meses, así como el aumento de la humedad, son factores clave que propician la aparición de infecciones y hongos en verano. ¿Sabes cuáles son las más frecuentes y cómo evitarlas?

Candidiasis vaginal
Permanecer con el bañador mojado durante mucho tiempo hará que aparezca este tipo de hongo. Intenta cambiarte de bañador o secarte con frecuencia. También durante la menstruación, la temperatura de la zona vaginal aumenta, por esa razón, en verano es aconsejable aumentar la frecuencia de cambio de compresas y tampones.

Cistitis
Bebe mucha agua durante todo el día y acude al baño cada dos o tres horas, aunque no tengas demasiadas ganas, ya que el crecimiento bacteriano es mayor cuanto más tiempo se encuentre en la vejiga. El arándano rojo también es tu gran aliado, ya que evita que las bacterias se adhieran a la pared, de manera que fluyan y se eliminen con la orina.